14/06/2007 | 996

Paro contra las suspensiones y por el salario


Desde hace un año tenemos un petitorio interno en la fábrica que reclama un aumento del 20% (aparte de lo que arreglara la UOM en las paritarias). Durante todo este tiempo, la patronal dijo que esperaría al cierre de las paritarias para contestarnos. Pasadas las paritarias (la UOM arregló un "techo salarial"), nos contestaron con un "no" rotundo.


Fue entonces que hicimos asamblea y resolvimos trabajar en el horario normal, de 6 a 15, sin hacer extras.


Pasadas dos semanas, el jueves 7 de junio, no dejaron entrar a tres compañeros (uno con 20 años de antiguedad, los otros con 8 y 9 años). Ahí se notó la unidad de la fábrica que estamos forjando lentamente. Los obreros no podemos estar por la vida sin luchar y debemos unirnos ante la patronal. Por eso empleamos aquello de que "si tocan a uno tocan a todos" y "la unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode". Hicimos un paro, quedándonos en la puerta de la fábrica, con una choriveada y cantando en asamblea permanente. Vinieron los del Ministerio de Trabajo y el sindicato.


Esta lucha tiene su antecendente. Hace dos años suspendieron a un compañero y paramos con piquete en la puerta por primera vez en 30 años en la empresa. Fue entonces que, igual que ahora, el gerente nos decía: "¿Qué quieren ustedes? ¿no ven que no hay aumento para nadie?". Ese fue nuestro primer paro y nuestro primer triunfo. Desde entonces exigimos a los delegados asambleas de base y nos trazamos la lucha por el petitorio, el pase de los chicos de agencia y el pago de los días de paro que aún nos deben.


Al cabo de varias horas se dictó la conciliación obligatoria (los compañeros volvieron a entrar) y el compromiso de la empresa de discutir lo que antes era un "no". Quedó claro entre los compañeros que si no hay una oferta considerable, vamos a seguir esta lucha.