Sindicales

14/7/1994

|
423

Paro de la UOM en Rosario

El duro golpe propinado al gobierno y a la burocracia a través del repudio expresado en el rechazo masivo a la “jubilación privada” (Activa, UOM), fue el puntapié inicial con que los metalúrgicos rosarinos comenzaron a ponerse de pie. En el congreso regional realizado en Rosario se impulsó asistir al Congreso Nacional de la UOM con la moción de parar con tres modalidades: 24, 48 y 36 horas con movilización. En las fábricas comenzaron a realizarse asambleas, que en el caso de Fric Rot hacía más de un año y medio que no se hacían. Estas asambleas reflejaban el descontento general, que posteriormente se plasmó con el paro del día 4 de julio donde, en las metalúrgicas más importantes —Cimetal, Marietta, Daneri y Fric Rot— el paro fue masivo. En el caso de Fader, donde los compañeros sólo trabajan por el básico de convenio y que venían de una suspensión sin goce de sueldo de casi un mes y medio, el paro fue total.


Todos estos elementos señalan la efervescencia que existe dentro del gremio y que no hace más que ratificar, como en Tierra del Fuego, Sevel y Ford, la entrada en acción del proletariado industrial y la explosión reivindicativa. Esto nos impone la tarea de organizar a través de un programa y una agrupación a aquellos activistas y delegados que pugnan por abrir un rumbo de lucha, superando el control político de la burocracia.

En esta nota