16/06/2020

Paro en Coniferal: un episodio de la crisis del transporte en Córdoba

El paro en las líneas de colectivos de la empresa Coniferal, que opera en Córdoba, se levantó ayer, luego de que la conducción de la gremial UTA acordara con la patronal una promesa de pago de lo adeudado que se realizaría en el día de hoy.


La medida de fuerza fue un episodio en el que se remarcó la predisposición a la lucha de la base, en el contexto de crisis en el transporte que tendrá nuevos capítulos. Con una duración de tres días y medio, el paro se realizó ante el no depósito de $4.000, en incumplimiento de lo establecido en la paritaria del año pasado. Cabe destacar que los fondos para el pago ya habían sido girados, y que por lo tanto la empresa realizó una nueva retención indebida de sueldos.


El paro fue arrancado por la base, que se autoconvocó en el gremio con banderas que decían “traidores entregadores, den la cara o váyanse, basta de traidores”. Sin embargo, la conducción del gremio no llamó al paro en el conjunto de líneas; por lo que la medida se realizó en los corredores 1 y 6.


Para evitar el desarrollo de la medida de fuerza, la patronal intentó pagarle a solo 40 choferes para que mantuvieran la circulación de colectivos este lunes. Pero la “propuesta” fue rechazada por el conjunto de trabajadores, que plantearon seguir la huelga hasta que se haga efectivo el pago.


La medida de fuerza se levantó por la acción de la burocracia, que cedió ante el intendente de la capital Martín Miguel Llaryora y la patronal. Así lo reconoció Carla Esteban, secretaria general de UTA, que declaró a La nueva mañana que “acatamos un pedido del Ejecutivo”.


La empresa argumentó que el atraso en el pago respondía a un problema con el banco con el que trabaja, un error en la liquidación. Ya semanas atrás se habían pagado mal los salarios, con un faltante de $7.000. Lo concreto es que se acumulan incumplimientos por parte de las patronales para pagar salarios, incluso contando con subsidios estatales.


El incumplimiento de Coniferal se produjo a una semana de la fecha de pago del adelanto correspondiente al mes de junio. Este punto será una prueba para el precario acuerdo de crisis con el cual se levantó el último paro general en el transporte de la capital provincial.


Desde las empresas se ha dado a conocer que hay una caída en la recaudación del 80%, dada la disminución de pasajeros. Es claro que el dato buscará ser puesto como argumento para continuar recibiendo más subsidios, o reducciones en “la carga” patronal en la liquidación de haberes. De esta manera los empresarios pretenden imponer una reforma laboral de hecho.


Es necesario ponerle fin a las extorsiones de las patronales, que tienen a los choferes y al pueblo en general de rehenes. Para garantizar los derechos laborales, y defender el interés del conjunto de trabajadores, se debe proceder a abrir los libros de las empresas, y estatizarlas bajo control de trabajadores y usurarios.


 

También te puede interesar:

La marcha cuestionó el ajuste de quienes gobiernan, fue impulsada por el Polo Obrero y otras organizaciones del Frente de Lucha.
La jornada piquetera se expresó en las principales ciudades del territorio nacional.
El Polo Obrero fue clave para la recomposición electoral.