28/06/2001 | 712

Paro Nacional de CONUDU: por un Congreso Nacional de Bases

El Congreso de la Conadu (Histórica) que sesionó en Buenos Aires, el sábado 16, votó un paro nacional de 48 horas los días 27 y 28 de junio, con movilización a Plaza de Mayo, el día 28, junto a Ctera y otras organizaciones.


 


Los motivos para parar sobran:


El salario está congelado y fraccionado en una colección de incentivos y adicionales no incorporados al básico.


El gobierno ha largado una campaña de reducción de la planta docente mediante la aplicación de un námero máximo de horas semanales que un docente puede tener (régimen de incompatibilidad) y obligando a jubilarse a docentes muy valiosos. Los cargos que quedan vacantes simplemente desaparecen.


En el nivel preuniversitario la situación es explosiva: no se ha pagado la cuota del incentivo que recibió el resto de la docencia del mismo nivel. El cobro de este plus fue conquistado mediante una tenaz lucha el año pasado.


El gobierno pretende, también, quitar el pago del incentivo a la investigación a buena parte de los docentes (los de dedicación simple).


La adaptación de las carreras a los dictados de la Coneau (una comisión creada por la privatista Ley de Educación Superior) también tendrá efectos, por un lado, de reducción de la planta, mediante la fusión de cargos y, por el otro, de reducción de la matrícula, al imponer criterios de relación docente-alumno, que se pretenderá alcanzar con cursos de ingreso eliminatorios, cupos y medidas limitacionistas.


El gobierno está aplicando el «ajuste silencioso» (sin grandes anuncios) recomendado por el FMI a Cavallo para evitar que corra la suerte de López Murphy. Claro que este recorte a «cuentagotas» es absolutamente incompatible con el megacurro de la deuda: para financiarlo el mismo FMI reclama la reducción del presupuesto educativo, exige -como quería López Murphy- ir a fondo y brutalmente.


En el Congreso se denunció la escalada represiva del gobierno. Un capítulo especial de las resoluciones está referido al reclamo de libertad y desprocesamiento a todos los piqueteros presos. En este aspecto el debate y las resoluciones votadas son una clara manifestación en el gremio de la docencia universitaria del fracaso anunciado que aguarda al gobierno: los piqueteros no sólo no están aislados, los piqueteros somos todos los trabajadores y las clases explotadas del país.


 


Campaña nacional


El paro de 48 horas con movilización a Plaza de Mayo y la amenaza de no comenzar el segundo cuatrimestre si no se satisfacen los reclamos de la docencia universitaria son una referencia para la acción, para poner en movimiento a la docencia universitaria junto al movimiento estudiantil y no-docente.


Es necesario colocar a la Universidad en estado de asamblea, reclamar el inmediato freno a las agresiones en curso -incompatibilidades, despidos, ad-honorem, atraso en el pago de los salarios en negro (incentivos), destrucción de las obras sociales- y encarar una movilización general para liquidar todos los aranceles, imponer el aumento salarial, la estabilidad, la derogación de todas las disposiciones limitacionistas.


Esta campaña contra el plan Delich y por Fuera Delich-Gottifredi debe impulsar Congresos intergremiales en cada universidad, profundizando el plan nacional de lucha y un Congreso Nacional Universitario de las bases docentes, estudiantiles y no-docentes, dispuestas a tomar en sus manos el destino de su propio trabajo y de su propio futuro. Es la forma práctica por la cual un sindicato combativo puede sumarse a la tarea de constituir un frente político-reivindicativo de todas las organizaciones que constituyen la ánica alternativa a un régimen en demolición.

También te puede interesar:

Marca el camino de la lucha en defensa del derecho a estudiar
El gobierno de Córdoba no garantiza los medios para una cursada virtual ni presencial.
Este miércoles, estudiantes de todos los niveles educativos se movilizan por su derecho a estudiar.
El gobierno ofrece un “aumento” en ocho cuotas.
El gobierno elige los paritarios de los trabajadores.
Este 6 y 7 de abril. Ningún docente por debajo de la línea de pobreza. Asambleas en todas las universidades. Si no hay respuesta salarial, continuidad del plan de lucha.