16/08/2012 | 1235

Paro nacional docente universitario

Por la reapertura de paritarias y contra las cesantías en la UBA

EXCLUSIVO DE INTERNET


Por mandato de las asambleas de base de todo el país, antes del receso invernal, el Congreso extraordinario de la Conadu Histórica resolvió un plan de lucha por la reapertura de las negociaciones salariales, la estabilidad laboral, contra las cesantías y la implementación de la carrera docente. El plan de lucha consiste en paros progresivos de 24, 48 y 72hs, estos últimos en fecha a designar.


La dirección de la Conadu Histórica (Verde-Frente Gremial), con el apoyo de los sectores más kirchneristas, evitaron fijar la fecha de la continuidad del plan de lucha. A pesar de esta postura, se aprobó un paro de 24 hs. el miércoles 22 de agosto.


En la base del plan de lucha está el rechazo al "acta de la vergüenza" firmada por las burocracias moyanistas (Fedun-Aduba) y yaskistas (Conadu, Ctera) que estableció dos cuotas del 10%, groseramente a la baja de la inflación. En función de esta situación, la Agrupación Naranaja Nacional propuso desde el inicio del cuatrimestre la realización de un congreso de bases de toda la docencia universitaria que definiera un único pliego y un plan de acción conjunto para alcanzarlo.


Por otro lado, el Rectorado y el Consejo Superior de la UBA dejaron en la calle a más de 150 docentes (después de una lucha de AGD que postergó la cesantía de más de 600) que cumplieron 65 años y amenazan con cesantear a otros 500 a fin de año. El Rectorado vulnera el derecho a optar a permanecer en el cargo cinco años más tras cumplir los 65 años, consagrado en la ley 26508 que los docentes universitarios conquistamos en 2009 y se aplica en todas las universidades del país. Un derecho que se conquistó para permitir a los docentes universitarios a completar sus años de aporte y acceder a los beneficios de la ley de jubilación de los docentes universitarios.


El pliego de Conadu Histórica, incluye en el plan de lucha la reincorporación de todos los cesanteados y el cumplimiento de la ley jubilatoria conquistada.


Paramos en todo el país por la inmediata reapertura de la negociación salarial. El salario testigo de los docentes universitarios, con sumas en negro incluidas, es de 2800 pesos. La canasta familiar para el jefe de hogar, con título universitario, supera los 10 mil pesos. Este es nuestro reclamo histórico. Hoy exigimos la reapertura de la Mesa de negociación salarial para evitar el congelamiento salarial hasta el mes de abril cuando la inflación mensual supera el 20%. AGD, además, ha llamado a empadronarse a todos los ad honorem, porque desde el 2007 se han congelado las designaciones que es la peor forma de congelamiento, en este caso, antisalarial. Nuestro método, la realización de asambleas organizadoras del plan de lucha en todas las universidades del país. En la UBA habrá clases públicas y "carpa contra las censantías" en el congreso.

También te puede interesar: