Sindicales

1/9/2020

Paro y conciliación en el Puerto de Buenos Aires

La crisis paritaria sigue sin resolverse.

Agrupación Clasista Naranja Portuaria

El conflicto por la paritaria del Puerto de Buenos Aires sumó un nuevo episodio luego de largos meses de dilatación, espera y reuniones infructuosas, en los que las patronales no han cedido ni un milímetro en sus pretensiones, tratando de descargar la crisis sobre las espaldas de los trabajadores portuarios y particularmente del sector más vulnerable, los tercerizados. El paro nochero del Supa (Sindicato Unidos Portuarios Argentinos) –desde las 23h del lunes hasta el mediodía de este martes- es una demostración del empantanamiento de las negociaciones y de los límites de las direcciones sindicales: la medida se orquestó en la sombras, sin asamblea ni consulta previa y se levantó de la misma manera, con la conciliación obligatoria y una nueva reunión con… el Ministerio de Trabajo.

Las operadoras portuarias (TRP, BACTSSA y APM Terminals) no solos se han burlado de los trabajadores durante 90 días, aprovechando ese tiempo para pertrechar las instalaciones del puerto preparándose para una guerra, sino que en lo que va de la pandemia se cuentan por decenas los casos de contagios con la lamentable pérdida de la vida de trabajadores portuarios. Todo esto sin que las empresas se inmuten. Mientras han cosechado bonificaciones en el pago de tarifas y favores del Estado.

La paritaria portuaria había quedado inconclusa luego de que los términos de un primer acuerdo inconsulto firmado por la Fempinra –federación afín al gobierno que nuclea distintos gremios portuarios- fueran rechazados por la base obrera y dado lugar a un conflicto impulsado por la base de los estibadores del Supa, que luego dio lugar a medidas tomadas por algunos sectores de apuntadores (Seamara) y otros compañeros.

Al día de hoy se extiende un malestar entre los trabajadores por la paritaria ruinosa que quieren imponer las operadoras portuarias y por la ausencia de cualquier resolución o compromiso respecto a un tercios de los trabajadores del puerto que prestan tareas en empresas tercerizadas, bajo la modalidad de trabajadores discontinuos y con un salario por debajo de la canasta familiar, muy inferior al de un trabajador efectivo.

Mientras que la dirección del Supa sigue el juego de combinar conciliaciones voluntarias y obligatorias con mesas de diálogo interminables para dilatar y desgastar el conflicto, los dirigentes de la Fempinra impulsan la división de los portuarios como orientación. Incluso algunos elementos más podridos se largaron durante la noche a convocar grupos de choque para desalojar a los estibadores de los portones de las terminales. Esto mientras las patronales impedían el ingreso de los estibadores al puerto. En el pasado, las operadoras se han valido del auxilio de Gendarmería Nacional y del gobierno para mantener afuera a los trabajadores portuarios e introducir elementos ajenos al puerto para quebrar las medidas de lucha de los trabajadores.

Desde la Agrupación Clasista Naranja Portuaria impulsamos toda medida de lucha que sirva para defender nuestros derechos como trabajadores, señalando que las mismas deben ser con el método de la asamblea de base para definir tanto la modalidad de la acción, como las reivindicaciones del conflicto y su evolución. El anterior paro portuario había sido levantado por la dirección el Supa, de manera inconsulta, cuando el reclamo comenzaba a extenderse a otros gremios y la lucha de los estibadores ganaba simpatías entre la base portuaria. Ahora levantan nuevamente respaldandose en la resolución de un ministerio que les habría dado “rienda libre” para ir al conflicto. Con estas idas y vueltas, la burocracia trata de salir “airosamente” de una situación en la que nunca quiso encontrarse.

Necesitamos fortalecer la lucha de los portuarios haciendo partícipes a los trabajadores de todo este proceso, cualquier otra orientación implica llevar a los portuarios a un callejón sin salida.

Los reclamos por el 20% de aumento retroactivo a marzo y el 25% a partir de junio, con reapertura de paritarias en octubre; bono por trabajo durante pandemia; cláusula gatillo contra la inflación y la equiparación salarial y pase a planta permanente de todos los tercerizados, siguen vigentes. Por la unidad de estibadores, apuntadores, guincheros, mercantes y todos los portuarios, para ganar. Convoquemos a todos los trabajadores a deliberar sobre este proceso y sacar las conclusiones necesarias para organizarnos y derrotar a las patronales.