04/09/1997 | 555

Patria Libre se une a la burocracia de Luz y Fuerza

La Corriente Patria Libre se ha integrado a la lista encabezada por Racero, actual secretario general de Luz y Fuerza de Córdoba. Mario Díaz, secretario general de la Unión Obrera Gráfica; Angel Tello, de la Lista Blanca del Smata; los dirigentes más reconocidos de la Corriente 1º de Mayo, junto a otros dirigentes y activistas integrantes de este agrupamiento, han repudiado este acuerdo y han anunciado el propósito de llamar a un plenario de reorganización del movimiento obrero combativo y clasista de Córdoba.


Las elecciones en el sindicato de Luz y Fuerza están convocadas para el 5 de setiembre, y fueron adelantadas como resultado de la virtual disgregación de la burocracia, cinco de cuyos miembros debieron renunciar por exigencia de asambleas, ante su evidente compromiso con el gobierno provincial. En estas asambleas se eligió una «Comisión de apoyo» en la que participaban militantes de Patria Libre, y que terminó asimilada a la lista de la burocracia. Esta‘evolución’ fue advertida por el PO a principios de año, cuando la conducción del sindicato de Luz y Fuerza, junto a la Comisión, levantaron el plan de lucha del gremio, luego de alcanzar un acuerdo con los senadores de la UCR en torno a un proyecto de ley privatizador. La burocracia, el Frepaso y Patria Libre»encubrieron su política favorable a la concesión privada con la consigna de ‘empresa estatal e integrada’, la cual, precisamente, no alude a las concesiones del patrimonio estatal» (PO, 2/1). El proyecto de ley planteaba entregar Epec en concesión y entregar a las cooperativas la distribución, autorizando la instalación y operación de nuevas usinas privadas. Este fue confeccionado por el Frepaso y, naturalmente, pasó por alto que Epec es ya una empresa privatizada, en la que la conducción del sindicato es parte de los directorios.


«Una ruptura de principios»


Para Mario Díaz, Angel Tello y el resto de activistas que han abandonado la 1º de Mayo, la conducta de Patria Libre viola los principios de clase.


La Corriente 1º de Mayo nació en enero de 1995, al calor de las luchas contra el gobierno de Angeloz, y se convirtió rápidamente en un centro de agrupamiento del activismo antiburocrático que pretendía establecer una política independiente, frente a la evidente connivencia de los dirigentes gremiales con el gobierno, que levantaron la huelga general para negociar con Primatesta y Menem un ‘pacto de Olivos’. Artífice fundamental de este pacto fue la CTA.


La responsabilidad fundamental de las direcciones sindicales ‘opositoras’ en el ascenso del menemista Mestre y en el vaciamiento de las luchas provinciales, fue un tema vedado en la 1º de Mayo por la acción de Patria Libre y el Mst, para quienes el reemplazo de Angeloz por Mestre había sido una»victoria popular».


El proceso vivido en la 1º de Mayo no es un dato aislado. En Córdoba, fruto de su política de adaptación, la CTA ha dejado de existir en términos reales. El pasaje directo de la corriente sindical de Patria Libre al campo de la burocracia ‘oficialista’ en Luz y Fuerza, revela que toda una franja de la izquierda ingresa a la etapa de crisis decisiva del régimen político, como furgón de cola de la burguesía nativa y de sus expresiones en el movimiento sindical (lo que le cabe, desde ya, al Ptp).


Los gráficos y mecánicos que han roto con la 1º de Mayo se proponen desarrollar un reagrupamiento antiburocrático y de lucha. El Partido Obrero contribuirá a desarrollar esta perspectiva.

En esta nota

También te puede interesar: