20/07/2000 | 674

Plan Bonus: una mas sobre la miseria capitalista

El año pasado la Secretaría de Desarrollo Económico municipal, en respuesta a la desocupación y a los despidos, expresó —palabras más, palabras menos— que «el trabajo, tal como lo hemos conocido hasta ahora, dejará de existir en nuestra ciudad». Es así que implementó, por ejemplo, un curso de «comidas rápidas», cuyos egresados debían cumplir pasantías por tres meses gratis… en el hipermercado Toledo.


Ahora viene el «plan Bonus», el «primer empleo joven» destinado a «jóvenes de 18 a 25 años, desempleados y sin experiencia laboral relevante»; una jornada de 8 horas, durante un año, por 100 pesos. El plan «permitirá … incorporar (y) formar (a los jóvenes) a la medida de sus necesidades (de los empresarios), sin costo alguno», propagandiza la Secretaría de ‘Desarrollo’ Económico, sin sonrojarse (El Popular, 11/7).


Esto, sin embargo, no es todo. La titular de la Secretaría, Estela Dufur, explicó que «los jóvenes beneficiarios tendrán una cobertura en el marco de la ley 24.557 (ART), a efectos de cubrir los siniestros que pudieran acaecer con motivo de la práctica. Es decir, el empresario no cargará nuevas obligaciones» (ídem).


Como el empresario no tiene ninguna obligación de efectivizar al «becario», el Bonus será una «transición» hacia la nada. Mientras tanto, la Secretaría de Trabajo local informa que «(una vez concluida la obra de Loma Negra en La Pampita) quedarán unos 1.100 trabajadores sin trabajo … que pasarán a engrosar el ejército de desocupados olivarrienses» (ídem, 11/6).


Lo que se precisa no es «una alternativa para la transición hacia el empleo formal», más que incierto; sino trabajo. O sea, repartir las horas de trabajo disponibles y un salario mínimo de 600 pesos.


Esto es lo que discutiremos en el primer Congreso del Partido Obrero de Olavarría.

También te puede interesar:

En el marco de la jornada nacional de lucha del Frente Nacional Piquetero.
La derrota del gobierno en las Paso es señal de que el ajuste se siente en las familias obreras.
A la caza del voto juvenil con viejas propuestas precarizadoras.