01/08/1996 | 504

Plenario de delegados de la UOM Matanza

El miércoles 16 de agosto se realizó un plenario de delegados de la UOM de La Matanza, con el objetivo de analizar la situación del gremio y la actuación frente a los conflictos que se vienen desenvolviendo en la zona, en especial el de KLIA (ver nota aparte). Previamente, notorios miembros y colaboradores de la dirección zonal habían repartido un volante sin firma, donde se detallaba la situación de los trabajadores del distrito y se señalaba que “entre todos los gremios existe un promedio de 180 despidos mensuales y, en el caso de las metalúrgicas, ya han visto cerrar sus puertas las fábricas Yelmo, Portella, MAN, Roura Lametal, Iñico, Luzmar…”. El volante responsabilizaba por esta situación al no cumplimiento del “Plan Quinquenal” de fomento de la producción.


En estas condiciones, el plenario adquirió un carácter tumultuoso, cuando los delegados opositores a la conducción de Gdansky levantaron sus voces para condenar la actitud de la directiva de dejar pasar los ataques que sufren los trabajadores metalúrgicos: atrasos en los pagos, suspensiones, cierres de fábricas, etc. Esto colocó en crisis al propio planteamiento de la directiva, que pretende presentarse como una conducción cuasi empresarial —Gdansky viene  batiendo el parche de la instalación de un parque industrial de la mano de Duhalde y Pierri, que “daría trabajo a 10.000”. La UOM ocupa la Secretaría de Industria de La Matanza y el propio ‘ruso’ se augura un futuro en la política.


Lo que está claro es que las soluciones sólo pueden provenir de la lucha que emprendamos los trabajadores contra la voracidad capitalista individual o institucional (a través del gobierno) e imponer las reivindicaciones mínimas.


Esto era lo que se evidenciaba en las intervenciones de los delegados, que superaron a la directiva y forzaron a un cuarto intermedio para un nuevo plenario, que se realizó el 23 de julio. Este nuevo plenario no logró avanzar nada en lo que respecta a la situación de los metalúrgicos de la zona, y raleado y regimentado, votó una movilización de los presentes (50 compañeros) hasta la fábrica KLIA.


Entre los metalúrgicos de La Matanza reina bronca y confusión, pues no se ve una salida a la situación de desangre de las fábricas de la zona.


Las luchas sostenidas por los desocupados de Cutral Co y La Matanza, y la de los choferes de TDO, indican que es hora de imponer a los patrones y su gobierno las reivindicaciones de los explotados.


  • Abajo el convenio Fiat-Smata.
  • Paritaria única de la UOM, con paritarios elegidos en asamblea.
  • Por un paro activo en La Matanza de apoyo a KLIA y todas las fábricas en conflicto.
  • Por un paro activo nacional.

En esta nota

También te puede interesar: