13/08/1998 | 596

Plenario de la UOM Avellaneda

El 31 de julio la UOM Avellaneda convocó a un Congreso de Delegados abierto a los trabajadores. Concurrieron 250 personas, aunque escasos 70 delegados.


Juan Belén, de la directiva, informó sobre la crisis abierta en la UOM, informando que Carlos Gdansky, de la Seccional Matanza, y Naldo Brunelli, de San Nicolás, renunciaron al Secretariado Nacional y realizaron luego «Plenarios Inorgánicos» donde decidieron, junto a las seccionales de Villa Constitución (A. Piccinini) y Campana (J. Recupero), fundar un sindicato siderúrgico.


Belén dijo que nadie debe sacar los pies del plato y que quien lo hiciera será sancionado. A continuación informó que reclamaría la recomposición salarial del 100% de aumento (¡¡¡) en la rama siderúrgica, pero no hubo ni una palabra para los salarios en general. Belén explicó que la UOM va a requerir créditos para sanear el déficit de la obra social y que»el único crédito que conviene por los bajos intereses es el del Banco Mundial».


Cerrado el informe hubo 3 ó 4 intervenciones, no hubo votación, porque «Todos estamos de acuerdo». Conclusión: con esta dirección responsable de la atomización y de la pérdida de conquistas, el gremio se va a seguir rompiendo en mil pedazos.

También te puede interesar:

Un programa para las obreras metalúrgicas.
El ministro se reúne con el Banco Mundial y el FMI en busca de fondos para pagar los vencimientos del año.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.
Una asamblea muy concurrida votó seguir parando y acampando, luego que Techint decidió mantener el ataque al convenio y al salario.