03/03/2018

Policía y Gendarmería militarizan el ingenio El Tabacal

Al término de la conciliación obligatoria sigue la lucha de los trabajadores de El Tabacal contra los despidos. Ayer, un corte de ruta total se extendió por 8 hs. Al conocerse la amenaza de desalojo el pueblo se convocó masivamente  y la policía tuvo que dar marcha atrás. Al mismo tiempo, el gobierno militarizó el ingenio  con Gendarmería y la policía, prohibió el ingreso de los colectivos de línea que regularmente transportan a quienes viven en  las viviendas  de la empresa y a quienes van a trabajar, nadie puede atravesar los históricos arcos de ingreso sin mostrar documentos y justificar su  ingreso ante la policía.



El gobierno provincial, que mandó esta tropa en defensa del predio y la fábrica  es el mismo que se negó a hacer efectiva la reincorporación de los despedidos mientras dure la conciliación obligatoria, y aplicar así  su poder de policía para hacer cumplir la ley a la  empresa. En los últimos días, el gobernador Juan Manuel Urtubey pasó a justificar plenamente los despidos  en nombre de que las empresas están afectadas por las modificaciones de impuestos que impuso el pacto fiscal (un pacto  que el propio Urtubey promovió y firmó).



A su vez, la empresa se ha negado a reincorporar a decenas de compañeros que integran listas de candidatos oficializadas que participan de las elecciones del sindicato (STA) que tendrán lugar el 28 de marzo próximo. La complicidad del poder político es total con esta política de guerra de las patronales azucareras.



Se discute ahora la posibilidad de ir a un paro con caravana y movilización a Salta capital  que podría empalmar  con la movilización del San Isidro para que se apruebe la expropiación  que garantice la zafra y la continuidad de los puestos de trabajo como se propone  en un proyecto de ley de los diputados del PO.



 


TE PUEDE INTERESAR: Lo que dejó la gran marcha azucarera

En esta nota

También te puede interesar:

Se debe al aumento del ritmo de trabajo y la extensión de la jornada
Luego de que la policía reprimiera una movilización obrera al recinto, el mandatario discurseó contra las luchas en curso