23/03/1993 | 385

Por delegados antiburocráticos y luchadores en el Suteba

Por Ch. R.

Desde el inicio de las clases, miles de alumnos en la provincia de Buenos Aires carecen de maestros. Más de once mil cargos no fueron cubiertos por el rechazo en masa de los docentes a un básico de 173 pesos. Sobre 13.473 maestros convocados para su titularización, 11.025 rechazaron el cargo. Durante el año 1992, más de 4.500 docentes presentaron la renuncia; el éxodo hacia la Capital, con un sueldo algo menos miserable, es constante. La deserción es particularmente brutal en los colegios en proceso de transferencia, cuyos docentes tienen un ingreso aún menor y carecen de obra social.


La administración escolar, además, ha entrado en colapso. El gobierno Duhalde “debutó” derogando la reglamentación del Estatuto del Docente, como paso previo a la liquidación del régimen de licencias, el “presentismo”, la violación de los concursos y la selección de inspectores y directores “confiables”. La ausencia de maestros en las escuelas en el inicio de clase por la miseria salarial solo se sostiene por el colaboracionismo de los sindicatos docentes. La propia transferencia de escuelas está empantanada por la ausencia de fondos. Este desquicio no se puede ocultar con la entrega de subsidios a las cooperadoras de escuelas, que ha venido a reemplazar el presupuesto escolar, carece de todo tipo de control y favorece el clientelismo y la corruptela.


Pero si la deserción de maestros primarios en la provincia de Buenos Aires es enorme, no menos es la deserción de alumnos de los últimos años del secundario. Los 5tos. años en innumerables zonas del conurbano se fusionan en un solo turno o desaparecen, mostrando la realidad brutal de las familias obreras que ya no pueden sostener el final del secundario para sus hijos que van al “mercado laboral” en el mejor de los casos, o a ingresar al enorme ejército de desocupados en la mayoría de los casos.


En varias asambleas del Suteba triunfó la posición de resolver el no inicio de clases o por lo menos cosechó una franja importante de votos. Este movimiento actuó en la misma sintonía que los 69 delegados al congreso de la Federación Sarmiento —sobre un total de 128— que votaron el no inicio. Esta es la base para un reagrupamiento que lleve a la formación de coordinadoras de lucha en los distritos.


La dirección del Suteba ha llamado a elección de delegados de escuela desde el 28 de marzo hasta el 2 de abril. Para la dirección marysanchista solo se trata de un recuento burocrático de fuerzas, pero para el activismo es una posibilidad de reoganización. Los términos de la convocatoria plantean que los suplentes no pueden ser delegados y que sólo pueden votar los afiliados, aunque estos sean una minoría en la escuela. Pero, según las circunstancias, se puede luchar contra esta regimentación, haciendo votar a todos y exigiendo el reconocimiento de los delegados electos.


No hay que olvidar que en uno de los últimos plenarios de delegados de SUTEBA las posiciones de Mary Sánchez casi pierden ante posiciones de lucha levantadas por compañeros delegados de la izquierda y muchos de la Azul y Blanca. Aún en un cuadro general de reflujo provocado por la maniobra del inicio de clases desconociendo una enorme cantidad de mandatos de lucha de las bases, las elecciones de delegados son una posibilidad de intervención y de coordinar planteos de defensa del salario, la obra social, y la liquidación del presentismo en cada zona de la provincia de Buenos Aires.


Es muy importante no desconocer el preceso que se está operando en la FEB donde la burocracia acaba de perder dos congresos seguidos y que tuvo que apelar al estatuto para no llevar adelante el plan de lucha.


Coordinar en las zonas con la FEB y llevar la elección de delegados por escuela a la Federación llevará a una crisis mayor a la burocracia y es una enorme posibilidad de unir los reclamos del conjunto de los docentes.

En esta nota

También te puede interesar:

“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
Revés para Perotti y Alesso: con casi 13.000 votos por el rechazo se inicia un plan de lucha 48|48 horas, los días 15 y 16, 23 y 25 de marzo.
Cerca de una decena de escuelas se manifestaron ante funcionarios y el presidente del Consejo.
Que Ctera convoque un paro nacional por su triunfo.
Medidas de fuerza planteadas en la mayor parte de los distritos.
Anunció la modificación del plan jurisdiccional y un nuevo monitoreo de contagios..