01/05/1997 | 537

Por la reincorporación de Pablo Llonto a Clarín

El 10 de marzo pasado, la Cámara Nacional del Trabajo revocó una sentencia adversa de primera instancia contra Pablo Llonto, delegado del diario Clarín, en una causa de desafuero iniciada por la patronal.


Clarín acusó al compañero Llonto de haber actuado, en su carácter de abogado, en diversos juicios laborales de trabajadores de la empresa, lo que entraría —según el curioso razonamiento de la empresa— en ‘colisión’ con la “buena fe y el deber de fidelidad” que debe mantener un empleado hacia su empleador.


Aunque la Cámara comparte el criterio sustentado por la empresa, ya que dice que “la actuación profesional de un delegado en pleitos contra su misma empleadora en representación de empleados de ella o de terceros resulta inadmisible”, se ha visto obligada a rever el fallo de primera instancia, debido a que Pablo Llonto actuó como letrado “desde noviembre de 1990 en numerosas causas contra la aquí accionante que era su empleadora, no manifestando ésta oposición alguna”. Es decir que ha habido ‘tolerancia’ de la empresa.


La UTPBA, sin embargo, no ha iniciado hasta el momento ninguna acción pública para que Clarín reincorpore a  Llonto.


Es necesario iniciar inmediatamente una campaña por el cumplimiento irrestricto de la resolución de la Cámara del Trabajo.

También te puede interesar:

Vamos con todo al paro del miércoles 9 en defensa de las condiciones laborales de los trabajadores de prensa.
Sobre el artículo de Clarín desligando la responsabilidad sobre las fuerzas represivas en su asesinato