23/08/2001 | 718

Por qué rechazar la conciliación obligatoria

El Suteba ha planteado un programa de lucha que implica el rechazo al recorte salarial, al pago en bonos y al congelamiento de las antigüedades, la defensa irrestricta del Estatuto del Docente, el mantenimiento de las bonificaciones por desfavorabilidad y, fundamentalmente, el repudio contra la dramática reducción del presupuesto educativo provincial. En resumen, un plan de lucha en defensa de la educación pública y contra el ajuste.


En estas horas el Ministerio de Trabajo de la provincia ha dictado la conciliación obligatoria, como respuesta del gobierno ante la declaración del paro por tiempo indeterminado para llevar a la victoria ese programa. Entendemos que la conciliación obligatoria debe ser rechazada porque su objetivo es frenar la lucha: se pretende que los docentes dejen de luchar, mientras el gobierno no modifica ninguna de las medidas con que ha atacado a los trabajadores estatales bonaerenses en particular, y a todo el pueblo de la provincia en general. Incluso desde el punto de vista legal sus fundamentos son insostenibles: el gobierno es juez y parte, y encima el ministro Fernández se ha pronunciado a favor del pago en bonos y del ajuste.


¿Conciliar qué? Si Ruckauf no vuelve atrás con el paquete de medidas que afecta a los trabajadores de la educación y se compromete a respetar sus derechos consagrados en la normativa vigente, no hay nada que discutir.


Proponemos rechazar el llamado a conciliación obligatoria y continuar y profundizar las medidas de lucha votadas por los trabajadores docentes.


Es necesario que se convoque a los cuerpos de delegados con mandato de las escuelas en asambleas generales resolutivas, a fin de que se debatan en profundidad los marcos políticos de nuestra lucha, del ajuste y de este llamado a conciliación obligatoria, método amañado, ilegítimo y tramposo; reafirmando así la voluntad de lucha de los trabajadores de la educación de la provincia de Buenos Aires. En concordancia con las que se están llevando adelante en todo el país, tanto en nuestro sector como en otros ámbitos.


20 de agosto de 2001


  • Darío Perillo, secretario general
  • Mónica Galván, secretaria adjunta
  • Cristina Tucci, secretaria gremial
  • Juan C. Maceiras, secretario de organización

También te puede interesar:

Con el aval de la conducción de Ctera.
Luchemos por la titularización y en defensa de los puestos de trabajo.  
El Frente de Unidad Docente Bonaerense convalida el ajuste salarial.  
Resolvieron un pliego de reivindicaciones que incluyen la pelea por aumento salarial del 100% y la creación de un sindicato independiente del Estado.