07/05/1998 | 584

Por un partido propio de la clase obrera

Bajo la consigna “la clase obrera debe construir su partido” se levantó, en la Capital, convocada por el Partido Obre­ro, la única tribuna que dio cabida a las principales luchas que se están protagoni­zando (bancarios del Patricios, mineros del Turbio), y sobre todo, ofreció una perspecti­va a la situación de despiadado ataque antiobrero de los partidos burgueses (pero­nismo y Alianza). La catástrofe de las inun­daciones lejos de ser una ‘excusa’, para el PO resultó un acicate adicional para levan­tar una tribuna de los explotados en la jornada de lucha internacional de la clase obrera.


Al acto llegaron muchas adhesiones, destacándose la presencia de las comisio­nes de lucha de Villa Corina (Avellaneda) y de Perpetuo Socorro (Quilmes) por la libertad de dos vecinos presos, tomados como ‘perejiles a un atropello del ‘ga­tillo fácil’. Admneron y estuvieron tam­bién en el acto, irte miembros de la Comi­sión Directiva central del sindicato telefó­nico de Buenos Aires (Foetra).


De los 7 oradores que hicieron uso de la palabra, pueden leerse en esta página, la síntesis de algunos. Nora Biaggio, diri­gente de la agrupación Tribuna Docente y de la Lista Rosa para las próximas eleccio­nes de Ctera, abrió el acto destacando la conducta podrida de la burocracia centroizquierdista de los gremios docentes, que los ha postrado ante el ‘impuesto’ Decibe y está llevando al muere la ‘carpa’. Nicolás Rapanelli, dirigente estudiantil del cole­gio Mariano Moreno, de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios y de la Unión de Juventudes por el Socialismo, llamó la atención sobre el vigoroso movimiento conjunto de los secundarios de todo el gran Buenos Aires, contra los decretos de De la Rúa y Duhalde que cierran cursos y hasta turnos enteros en las escuelas. Denunció la función gemela de las ‘reformas’ educati­va y laboral, que conforman —dijo— todo un plan de guerra contra la juventud y llamó a trabajar activamente por el segun­do Congreso de la UJS que tendrá lugar en julio próximo. Virginia Villanueva, de­legada del Hospital de Wilde y dirigente del Plenario de la Mujer Trabajadora ex­plicó brevemente las reivindicaciones de ese movimiento. Esta fue la única interven­ción que por el mal tiempo, a la hora del acto, se abrevió.


En todas las intervenciones estuvo pre­sente la imperiosa necesidad de la clase obrera y los explotados de construir nues­tro propio partido.


Los 250 compañeros presentes ovacionaron la moción.

En esta nota