09/03/2017

¿Qué está pasando en ATE Sur y la CTA autónoma local?

Un debate sobre la independencia política de los trabajadores
prosecretario gremial ATE sur


La agrupación Víctor Choque y la corriente Rompiendo Cadenas, mayoritarias en la directiva de ATE Sur y la CTA Lomas de Zamora (Tribuna Estatal es minoría en ambas directivas), volvió a repetir de manera agravada lo ocurrido el 9 de junio de 2016. En dicha ocasión, firmaron un documento y una convocatoria común, promoviendo una movilización con las burocracias de la CTA Yasky y la CGT locales, de la cual participaron también Edgardo Depetri, Pedro Wasiejko (ex secretario general del Sutna, desplazado por el clasismo), funcionarios del municipio y el Consejo Escolar, lo que fue en los hechos una movida K.


 


Ahora, para la movilización convocada por las CGT y las CTAs del 7 de marzo, suscribieron nuevamente la “unidad” con la burocracia sindical, la misma que mantiene la tregua y es garante del ajuste de Macri y los gobernadores en el movimiento obrero. Todo lo contrario a la mayoría de los sectores combativos del movimiento obrero, que con la lucha de AGR-Clarín a la cabeza, convocaron a movilizar de manera independiente de la burocracia, bajo la consigna de Paro Nacional ya y plan de lucha. 


 


En esta línea de adaptación, llevaron a ATE Sur y la CTA Lomas de Zamora a un acuerdo de una acción común, previa a la marcha central, con la CTA Yasky, la celeste del Suteba Lomas, la Asociación Judicial Bonaerense, Asociación de Agentes de Prorpaganda Médica (AAPM), Cicop de Lomas y otros, con la deserción de la CGT local, que fue invitada también a participar.   


 


El documento de la convocatoria no denunciaba en ningún momento la tregua de la burocracia. Es más, plantea abiertamente  “movilizamos y convocamos a movilizar en la más amplia unidad”, “potenciando la movilización central”. 


 


 


 


 


 


Una adaptación a la burocracia en toda línea que se reitera, pero que expresa una orientación de fondo.


 


Esta política de Rompiendo Cadenas se desarrolló durante todo el 2016. Con la marcha local al principio señalada, pero también con el rechazo a conformar columnas independientes de la burocracia como lo fue en la Marcha Federal (en la cual fueron promotores de un acto común en Bahía Blanca con Baradel y el Suteba local) y con el rechazo a movilizar el 9 de agosto pasado con el Sutna, la Unión Ferroviaria de haedo y todo el movimiento obrero combativo a Plaza de Mayo.


 


Los acuerdos con sectores de la burocracia sindical son el camino de la derrota de los trabajadores, porque los que "aparentan" posar de opositores al gobierno, son los mismos que garantizan que el ajuste avance. Es necesario sacar conclusiones sobre el papel que ha jugado la burocracia frente al ajuste, aislando todas las luchas en curso.


 


Para derrotar el ajuste de Macri y toda la coalición que lo sostiene, el movimiento obrero debe emprender un rumbo independiente de ellos, a la par de recuperar los sindicatos en manos de la burocracia.


 


Se trata, por ejemplo, de desarrollar a fondo la huelga de los docentes y de recuperar el Suteba en la elección dentro unos pocos meses, no de hacer acuerdos y acciones con la Celeste de Baradel.


 


La movilización mostró en los hechos el descontento del movimiento obrero con el ajuste, pero también con la tregua de la CGT, la que no le puso fecha al paro nacional. Son estas tendencias profundas las que hay que explorar y no lavarle la cara a los que dejen pasar el ajuste.

En esta nota

También te puede interesar:

Es necesaria la intervención de los trabajadores. Escribe Eduardo Salas.
Denuncian el incumplimiento de los protocolos de Covid-19.
La burocracia ratifica apoyo al presupuesto bonaerense de ajuste.
Con paro y piquete los trabajadores de la municipalidad de Guaymallén han iniciado un plan de lucha por sus salarios.
Las burocracias sindicales respaldan un presupuesto de recorte salarial y precarización laboral.