11/07/1996 | 502

“Que la UTA decrete un paro general”

Realizado por Juan Ferro

PO: ¿Cómo se llega al conflicto?

 

CP: La situación era de mucha bronca por los atrasos en los pagos y los continuos aprietes a los compañeros, con traslados de cabecera. La Comisión Interna tuvo el acierto de explicar que se pretendía poner en marcha la aplicación de un convenio Fiat-Smata para nuestro gremio. Cuando empezamos esta campaña de esclarecimiento, los compañeros no podían creer que se podía producir una reducción salarial. Decían que era inconstitucional. Sólo después del conflicto en la 148, con el que nosotros  nos solidarizamos y seguimos paso a paso (sacamos un volante de apoyo) y del conflicto en la Río de la Plata, los compañeros empezaron a entender.

 

Hace un mes, la Comisión Interna informó en distintas Asambleas el significado de los constantes atrasos salariales como camino para una próxima reducción salarial. Hace 3 meses hicimos asambleas con los talleres, donde explicamos cuál era el propósito patronal con la ‘tercerización’ de los mismos: rebajar los salarios a la mitad.

 

A este conflicto se llega con una larga preparación. La Comisión Interna ha alertado y explicado pacientemente.

 

PO: ¿Qué medidas se tomaron?

 

CP: Desde que estalló, los compañeros nos superan en las iniciativas. Nuestras propuestas no sólo son aceptadas sino que se incrementan. Casi espontáneamente se formaron los piquetes.

 

El primer día hicimos una sentada y no salió ningún colectivo, ni los de los socios. Implementamos un Fondo de Huelga que se sostiene con las colaboraciones del ‘peaje’ que cobramos, voluntariamente, en la ruta, a los camioneros y automovilistas, y especialmente a los colectivos ‘truchos’ , que están haciendo su agosto con nuestra huelga. Aparte hemos recibido aportes de comerciantes y gente solidaria, así como víveres para sostener la Olla Popular.

 

PO: ¿Qué papel jugó el gremio?

 

CP: Públicamente apoya nuestro conflicto, como se puede evidenciar a través de los medios de prensa y de su presencia en nuestras Asambleas. Pero lo que nosotros reclamamos es solidaridad activa. Desde la primera Asamblea hemos reclamado que se convoque al plenario de delegados zonal, para implementar un plan de lucha de conjunto. Y esa respuesta está siendo dilatada.

 

PO: ¿Qué actitud van a adoptar frente a los despidos?

 

CP: La votada en la primera Asamblea y que ahora tiene más vigencia que nunca: ¡ni un despido! ¡Cuando entremos a trabajar lo haremos cobrando lo que nos adeudan y todos!

 

PO: El Ministerio de Trabajo, ¿decretó unilateralmente la conciliación obligatoria?

 

CP: No hemos recibido ninguna comunicación al respecto. La única mención fue una velada amenaza en tal sentido que escuchamos ayer, ante el hecho de que no se había arribado a ningún arreglo.

 

PO: ¿Qué pasos tienen pensado dar?

 

CP: Hoy (martes 9), a las 16 horas, realizaremos una Asamblea General. Allí vamos a proponer un conjunto de resoluciones para fortalecer nuestra lucha: mantener y ampliar la comisión de prensa y difusión. Formar comisiones para recorrer las otras líneas de la zona, para coordinar un plan de lucha que lleve al triunfo. Y reclamar un plenario URGENTE de la UTA zonal para que este plan se efectivice. Vamos a reclamar a la UTA regional que, en lo posible, esta noche misma se convoque al secretario nacional de la UTA a que se haga presente en el conflicto, a que saque una solicitada apoyando nuestra lucha, a que nos dé apoyo económico y a que decrete un paro general del gremio en apoyo a nuestra lucha y en defensa de las conquistas de los choferes. Está en juego no sólo el sueldo y aguinaldo de los trabajadores de TDO, sino las condiciones de trabajo de todos los trabajadores de la UTA. Que no nos bajen el salario, que no nos quiten el convenio. Está en juego la misma organización sindical de los trabajadores del automotor. Si los choferes de TDO somos derrotados, ni siquiera va a haber convenio. Van a hacer arreglos entre las patronales y cada trabajador individualmente. Por eso hay que ganar este conflicto.