03/09/1999 | 640

Que se aplique el reescalonamiento

Después de todos los paros del ‘98 y del ‘99, la Corte finalmente se avino a firmar el reescalonamiento del personal judicial. Esa fue una victoria de todos los compañeros. Pero esa firma se transformó en papel mojado para la mayoría de los judiciales. A excepción de los ministros de la Corte y los jueces, nadie vio un peso de la nueva escala salarial. El argumento cínico es que la Corte está de acuerdo, pero que Economía no manda las partidas presupuestarías. Como se ve, el brazo de la Justicia es bastante corto, cuando se trata de resolver las necesidades de los trabajadores. ¿O acaso la Suprema Corte no tiene facultades para imponer a Economía el otorgamiento del presupuesto necesario? Debe ser una muestra de la famosa independencia de los poderes, el Ejecutivo pasa por encima de cualquier ley, nunca alguien va en cana, y el Judicial ni siquiera le reclama al Ejecutivo por lo que sus trabajadores conquistaron. Eso sí, para imponer cargos de características vitalicias como el de Fayt, ahí la Corte se pone dura.


Y mientras esta burla a los judiciales está en marcha, los jueces en muchos fueros, o los Directores, como en el área de Notificaciones, han empezado una escala de aprietes e intimidaciones contra los compañeros. Amenazas de cesantías, incluso de encarcelamiento para el trabajador que no cumpla con sus dictados, o se pliegue a las próximas medidas de lucha.


Hay que enfrentar esto con la unidad y la concientización de los compañeros, la directiva de la Uejn tiene que bajar personalmente a realizar asambleas y denunciar a los funcionarios perseguidores. Porque el enemigo está débil, en crisis y a menos de dos meses de las elecciones, y porque, fundamentalmente, tras los paros del último miércoles y jueves, si no hay solución, está planteado garantizar a fondo y sin fisuras el paro general por tiempo indeterminado.

También te puede interesar:

Pronunciamientos de sindicatos judiciales de América Latina y Europa por la reinstalación de Francisco Estrella Gutiérrez.
El régimen que tuvo como uno de los inspiradores a Alberto Fernández.
Que sean electos y revocables mediante el voto popular, tal cual plantea el Partido Obrero y el Frente de Izquierda - Unidad.
El “lawfare” de CFK para forzar una pax judicial.