07/10/1999 | 645

Quilmes; Rebelión obrera en Salar

Por L. P.

En esta empresa del grupo Zorraquín, la patronal desde hace rato viene inten­tando modificar las condiciones de tra­bajo, reducir los sueldos y dejar al perso­nal con contratos-basura. Para eso, pre­sentó un recurso de crisis, buscando aba­ratar el costo de las indemnizaciones a un 50% para los 127 trabajadores. El re­chazo obrero fue terminante.


Desde hace unos días, la empresa está paralizada, no fabrica nada y ha despedi­do a todos los supervisores, pagándoles el 100% en 8 cuotas. Lo que está claro es que los trabajadores de Saiar están dando una lucha a fondo, pero aislada a su propia fábrica, ya que la Directiva de la UOM, hasta el momento, no impulsó medidas de conjunto del gremio.


La Directiva quiere encandilar a los obreros con la falluta concertación de Duhalde.


El 23 de setiembre, la Jefatura quiso acelerar los tiempos y planteó que quien quisiera ‘arreglar’ tenía que acogerse al retiro voluntario en los siguientes tres días o si no ir a juicio. Los compañeros respon­dieron haciendo un cordón humano fren­te a las oficinas, abucheando a la docena de trabajadores que, por miedo a quedar­se sin nada, querían firmar el retiro.


Los obreros más antiguos increparon duramente al jefe de Personal y hasta le revolearon un par de trompis. En medio de la batahola, apareció el Barba Gutié­rrez y realizó una Asamblea. Impuso marchar el martes 28/9 a la vía muerta del Ministerio de Trabajo. No obstante todas las maniobras de distracción, la


inercia sindical fue duramente cuestiona­da por los compañeros: “¿Cuándo van a lanzar el paro de la seccional?”, “Du­halde no nos va a salvar”.


  • Plan de lucha hasta la huelga general del gremio.
  • Plenario de delegados.
  • Solidaridad con Saiar. ¡No al aislamien­to de los conflictos!
  • Estatización de Saiar bajo control de los trabajadores.
  • Ocupación de toda fábrica que cierre o despida. Reincorporación de todos los compañeros despedidos.
  • Que la UOM convoque a Comisiones In­ternas, Sindicatos, Organizaciones Obre­ras y Partidos Políticos que quieran fre­nar el cierre de Saiar a organizar un acto de solidaridad en las puertas de la planta.