16/04/2020

“Rappi héroes”: la publicidad hipócrita de los negreros

Las empresas de apps de deliverys bombardean las redes sociales con publicidades cínicas que ocultan su rol negrero en medio de la pandemia. Las campañas, millonarias por su alcance, ofrecen los servicios y buscan, al mismo tiempo, reclutar más repartidores.


En las pautas se mistifica una realidad alarmante que padecen miles de jóvenes precarizados. “Por llevar lo que necesitamos, los llamamos Rappi héroes”, reza una publicidad que muestra a un repartidor con barbijo. La verdad es muy otra, los trabajadores vienen reclamando la falta de elementos de seguridad e higiene y el abandono de cualquier asistencia frente a los posibles contagios.


Las empresas se han limitado a brindar consejos que ponen el eje en cuidar del virus a la comida y al cliente. Pedidos Ya, que lanzó la campaña “entregamos lo mejor de cada uno”, buscó posicionarse los primeros días de la cuarentena por no cobrar envíos de farmacias. En el flyer se ve el alcohol en gel que no les daban a sus trabajadores.


Una publicación de Glovo muestra un dibujo de Nairobi de “La Casa de Papel” con bolsas de la empresa y alienta a las personas a ver la nueva temporada mientras piden delivery. Otra pauta de Rappi muestra a una piba uniformada de naranja con la leyenda “dale una mano a tu comunidad entregando los productos que más necesitan”. En la misma línea Uber Eats con el hastag #abiertoparadelivery planteaba “apoyemos a nuestra comunidad”.


Las empresas que ni siquiera reconocen a los repartidores como empleados buscan embellecer la explotación como un servicio social: un blanqueo de las patronales y una extorsión para los trabajadores. El rol central que juegan los repartidores en la cuarentena, que tendría que redundar en su beneficio, busca usarse en su contra. Avanza la precarización y el reclutamiento de jóvenes jaqueados por la desocupación.


La falta de ART, obras sociales, licencias pagas y las jornadas extenuantes de más de 12 horas para armar un sueldo se agravan en este cuadro. El viernes 10 de abril, murió atropellado Emma Riosendaulv Joncka de 23 años, mientras trabajaba para PedidosYa haciendo un delivery.


En una entrevista (La Voz) Sebastián Genesio general de PedidosYa Argentina, perteneciente al holding alemán Delivery Hero, reconoció que en el marco de la cuarentena se duplicó el pedido de comercios para subirse a la aplicación. Cuando las bolsas caen por la pandemia, las empresas apps suben su cotización.



Por todo ello los repartidores que vienen creciendo en su organización, han lanzado un paro para el próximo 22 deabril en Mar del plata, La Plata, Rosario, Córdoba, Neuquén, Corrientes, Mendoza y Capital Federal. Exigen el aumento del 100% del pago de los viajes a cargo de las patronales (y no de los usuarios) y los elementos de seguridad e higiene. Además, reclaman licencias por robo o accidentes, obra social, aguinaldo, ART, vacaciones e indemnizaciones, es decir, un convenio colectivo que defienda sus derechos laborales.


Frente a los atropellos y las provocaciones de las empresas, el conjunto de los trabajadores debe abrazar la lucha de los repartidores.



 

También te puede interesar:

El nuevo protocolo elimina las burbujas y el distanciamiento obligatorio dentro de las aulas.
Los fabricantes de vacunas contra el Covid disparan sus ingresos, mientras la cifra de muertos supera los 4 millones.
Hay un stock récord de 11,2 millones de vacunas sin aplicar.
Un informe oficial anuncia que habrá circulación comunitaria de la variante Delta en tres o cuatro semanas.
Los gobiernos fundamentan el ajuste a la salud y la población.
Su implementación en provincia de Buenos Aires y otras partes del mundo.