09/06/2011 | 1180

Rebelión en la granja: paro total en Radio Nacional

Los trabajadores de Radio Nacional realizaron un paro de 24 horas, que obligó a las autoridades de la emisora a pasar música durante toda la jornada. El acatamiento fue masivo y total, con fuerte apoyo en el interior. Está planteado un nuevo paro de 48 horas.

Luego de dos meses de negociaciones sin ningún avance, la patronal K ofertó un 24%: en tres cuotas, a terminar de cobrar recién en diciembre.

Es un retroceso, aún respecto de la paritaria de 2010 -cuando el 21%, aunque superado por una suba de precios del 30%, fue en una sola cuota y comenzó a regir en el mes siguiente a la finalización del convenio anterior. A pesar de que el acuerdo anterior venció en abril, esta vez la empresa pretende otorgar un 10% a partir de junio, otro 10% en agosto y un 4% en diciembre, con lo cual los compañeros pasan todo el año con un 20%.

Los once sindicatos que participan de la paritaria no objetaron la mayoría de estos puntos y se limitaron a contraponer el agregado de una cuota de 400 pesos a partir de mayo.

La contraoferta sindical fue diseñada a la medida de una aceptación sin contratiempos, aunque la demanda eleva el porcentaje de aumento, punta a punta, al 34% -los gremios hicieron constar en el acta que la suma fija era compensatoria del convenio 2010-: un guiño para que todo sea presentado en los marcos de la pauta oficial K-moyanista del 24%. Esta muestra de viveza criolla es una práctica común de los gremios oficialistas. El ABC de la lucha sindical es que las conquistas de un sector no deben ocultarse, sino que deben propagarse como ejemplo para los demás y acicate de nuevas luchas.

Pero la patronal pateó el tablero y rechazó el «digerible» planteo sindical, mientras volvieron los rumores de la salida de María Seoane como directora de Radio Nacional y su reemplazo por la «6,7,8» Sandra Russo.

Seoane tiene línea directa con Víctor Santamaría, el burócrata sindical de los encargados de edificio y «financista» clave del PJ Capital. Parece que la «radio pública» tiene margen para ser más oficialista llevando a una «cristinista» (Sandra Russo) de pura cepa. Así, el Ministerio de Trabajo dejó correr la huelga sin dictar la conciliación, por lo que más de un sindicato quedó en falsa escuadra y debió salir a un paro que ni pensaba.

No es el caso de Atrana. El nuevo sindicato, que agrupa a la mayoría de los trabajadores de la radio y lucha por su reconocimiento legal y su derecho a participar en la paritaria, llamó a sus bases a adherir a la medida y lanzó una campaña de respaldo al paro y de denuncia de la oferta patronal.

La contundencia de la huelga, lanzada sin asamblea ni consulta alguna a los trabajadores, se explica por la bronca de los compañeros, cuyas más sentidas reivindicaciones vuelven a ser desconocidas en la negociación. Como sostuvo Atrana, se ha dejado afuera la regularización del ítem zona desfavorable, la situación de los compañeros locutores y operadores fraudulentamente contratados y las múltiples irregularidades que se dan en las emisoras del interior, con compañeros que cobran mediante planes Trabajar y asignación universal, horas extras no reconocidas y desfasajes flagrantes en las categorías.

Fortalezcamos la medida lanzada con asambleas: que sea un canal para la participación de todos los compañeros, sin distinción de gremios. Una acción unificada, que se apoye en la intervención activa de los trabajadores, creará mejores condiciones para llevar la lucha a la victoria.

En esta nota

También te puede interesar:

Andrea Merenzon responde así al fuerte rechazo a su nombramiento al frente de la radio.
Abre una perspectiva para la lucha de los trabajadores de todo el Sistema Federal de Medios.
Fue una medida de lucha ante la falta de convocatoria a una mesa de la paritaria vencida.
Martes, 12:30 hs, acto por la reincorporación. Tuitazo de 10 a 12 #NiUnaTrabajadoraMenosEnRadioNacional
Primeras reincorporaciones fruto de la lucha