11/07/1996 | 502

“Resistir los convenios Fiat-Smata”

PO: Salió un volante (que no es nuestro) criticando a la lista Blanca por no proponer medidas de fuerza dentro de la planta en defensa de los 152 despedidos, ¿qué opinión te merece esta posición?


M: No lo he visto al volante ése, lo que sí podemos decir es que la medida de fuerza dentro de la planta no la veíamos conveniente por el hecho de que, como se dijo en la asamblea, era hacerle el caldo gordo a la empresa y que lo más conveniente era sacar el conflicto a la calle, hacerlo conocer a la opinión pública, y eso se ha logrado en esta semana. Ahora bien, en función de la resolución de la audiencia en el Ministerio de Trabajo, nos queda planteada la posibilidad de medidas de fuerza internas, que nunca descartamos; nosotros sólo consideramos que ése no era el momento, pero estuvo siempre en nuestra mente y tendremos que recurrir a ellas.


PO: El planteo de asamblea hecho por ustedes , ¿se dejó de lado en función de lo que pase el lunes en la reunión en el Ministerio?


M: Por supuesto, nosotros pedimos una asamblea resolutiva para resolver nuevas medidas de fuerza, porque dentro del cuerpo de delegados no tenemos la posibilidad de forzar una asamblea.


PO: Losoviz ahora, Antelo antes, anunciaron la necesidad de adaptar, sí o sí, el convenio de las terminales al convenio Fiat. ¿Qué estrategia se plantean frente a esta lucha anunciada por la patronal?


M: Dijimos desde el principio en nuestra campaña electoral, y lo hemos repetido hasta el cansancio: resistir los convenios Fiat-Smata. Creo que hoy, si se llega a ganar esta lucha de los despedidos, la gente está firme en no flexibilizar el convenio de trabajo.


PO: ¿Cuál es el alcance de la tercerización en la planta?


M: En este momento, la tercerización ya está en Mantenimiento; son los primeros que están enfrentados a un conflicto inmediato. La empresa está dispuesta a que, a partir del mes que viene, entre en funcionamiento la nueva planta. Los 450 compañeros de Mantenimiento se encuentran totalmente firmes en la posición de no pasar a la nueva empresa. La empresa ejerce presiones individuales, donde incluso los han invitado a los muchachos a viajar a Francia para que vean que Polimon no es una empresa fantasma; es una forma de intimidación, pero incluso no han aceptado viajar a Francia. Entonces, la empresa se encuentra en un dilema porque no los puede suspender, ni echar, ni pasar ‘de prepo’ a la nueva empresa. Creemos que si los compañeros, con el apoyo de toda la planta, siguen firmes, podemos resistir la tercerización.


PO: En Ciadea, Ford, Mercedes Benz, en los pesos pesados de la clase obrera, perdió José Rodríguez, y se acerca la renegociación de los convenios. ¿Qué peso pensás que tuvo en estas elecciones el convenio Fiat-Smata?


M: A nivel nacional creímos que era difícil hacerle una oposición a Rodríguez, pero en Córdoba sí, porque siempre hubo una lista opositora; así y todo, la gente se le opuso con el voto en blanco en repudio al convenio Fiat. El efecto Fiat-Smata afecta a todas las empresas privadas del país, no sólo a las del Smata; es como un efecto cascada a través de la prensa nacional, que ha pegado duro a todos los trabajadores. Yo creo que la gente lo está entendiendo, se está dando cuenta quiénes son las personas que están al frente de los sindicatos y cuáles son las entregas que han estado haciendo. Es evidente que el convenio Fiat-Smata tuvo que ver con el resultado electoral.

También te puede interesar:

Un acuerdo del que se vale el intendente Sanzio para hacer campaña y que fue facilitado por la burocracia del Smata.
Se encuentra demorado en la comisaría el secretario gremial de SMATA Rosario.
Una crisis que muestra la inviabilidad capitalista.
Asambleas y plenarios de delegados para rechazar este recorte y la entrega de la UOM.