20/08/1998 | 597

Resoluciones político-sindicales del plenario de trabajadores de la Zona Norte

En el corto lapso transcurrido desde nuestra constitución hasta esta sesión del 8 de agosto, la flexibilidad laboral ha cobrado más y más muertes entre los obreros de la construcción al punto de forzar a la podrida burocracia de Gerardo Martínez que apoyó las ART a convocar una marcha que congregó a miles y miles de trabajadores de la construcción.


Los monopolios de la comunicación acabaron con el diario Perfil arrojando 300 trabajadores a la calle que reaccionaron ocupando el diario contra un recurso de crisis tan trucho como el de Atlántida que costará 300 puestos de trabajo en la zona. Otro tanto ocurre con los compañeros de la carne que ocupan el frigorífico Cocarsa. En la textil Alcoyana de Vicente López más de 100 compañeras fueron despedidas, en Patty hay 53 suspendidos y volvieron las suspensiones en Ford.


¿Qué respuesta da el poder político a semejante cuadro?


Apurar la sanción de la reforma laboral y el impuestazo. Un gobierno repudiado y dividido hace eje en estos dos nuevos asaltos a las conquistas obreras, en particular contra las indemnizaciones, contra los convenios colectivos y hacia la rebaja de aportes patronales.


En las febriles horas previas al fracaso de la re-reelección, Menem y Duhalde pactaron el apoyo de los legisladores duhaldistas a las dos reformas. La presencia de ‘Chiche’ en primera fila de la fracasada sesión del 12 en diputados testimonia el pacto antiobrero. Los unen las exigencias de los pulpos privatizadores y la banca, los divide el queso y la ausencia de toda salida a los reclamos populares.


Pero el plenario de trabajadores de la zona norte abordó la contradicción flagrante entre esta realidad insoportable y la tregua de la totalidad de las organizaciones sindicales. Desde el paro electorero del 14 de agosto del año pasado el sindicalismo opositor del CTA y del MTA se llamó a cuarteles de invierno, no lo sacudió el paro activo cordobés ni la lucha docente, al contrario, la levantaron en favor del proyecto oficial que ataca el estatuto docente.


Es evidente que si la CGT oficial está atada a Menem y Duhalde, el sindicalismo opositor está atado a la Alianza, a una coalición cuyo futuro ministro de economía, José L. Machinea, reclama «más baja de costo laboral», que distrae con una ‘carta’ mientras nos enchufan los despidos y la ley negrera, que en lugar de convocar a la movilización popular fatiga las funciones patronales dando garantías de continuidad del ‘modelo’.


La única oposición política somos los trabajadores, nuestras luchas. Para que tengan una expresión nacional, para quebrar a los capitalistas necesitamos arrancar nuestras organizaciones sindicales de las garras del Estado, tenemos que luchar para que rompan con los polos políticos de los monopolios y los pulpos financieros internacionales, con el PJ y con la Alianza. Basta apreciar que en sus 40 páginas la Carta a los argentinos de la Alianza no dice una palabra de aumentar los salarios, de restituir una sola de las mil conquistas arrebatadas y mucho menos de anular las leyes de impunidad que ellos mismos elaboraron.


Es una ‘carta’ plagada de promesas de subsidios a los industriales pero ni un peso para los desocupados. Es una carta a los argentinos explotadores, no para los argentinos explotados. Nosotros concluimos que el destino de nuestras reivindicaciones pasa por nosotros mismos.


El plenario de trabajadores denuncia que a la par de la crisis económica, hay una crisis política y que es conjunta del régimen menemista y su oposición y de la burocracia sindical en su conjunto. No ofrecen salida y se desnudan rápidamente ante el embate de la movilización popular.


Por ello nuestra convocatoria es a las coordinadoras y comisiones de desocupados, a formarlas donde no las hay, a las mujeres trabajadoras, a las agrupaciones sindicales, a las organizaciones de la juventud. Impulsamos un reagrupamiento político-reivindicativo de los explotados de todo origen.


Reclamamos un inmediato paro activo nacional, pero nos agrupamos y movilizamos en la zona para arrancarlo, impulsamos el debate y la organización del activismo, militamos para apoyar y unir las luchas que se van produciendo y vamos fijando colectivamente un programa político para llevarlas en conjunto a la victoria.


 


Minoría Rosa de Suteba – Gral. Sarmiento (Tribuna Docente) – Agrupación Naranja Gráfica – Despedidos de Alcoyana – C. Interna Inti – Plenario de Mujeres Autoconvocadas (Zona Norte) – Delegados plásticos de Faplac – Trabajadores lista Gris-Blanca del vidrio – Junta Interna Hospital San Fernando – Junta Interna Hospital Cetrángolo – Junta Interna Región V (Ate Salud zona Norte) — Junta Interna del Hospital Mercante – Junta Interna del Hospital Eva Perón – Activistas Volkswagen – Delegados Banco Nación San Martín – Secretario Gral. Tintas Lethe – Lista Rosa Suteba Escobar – Deleg. Docentes del E. Mitre y Esc. 48


(Votadas en la sesión del 8/8 en el Hospital San Fernando)

También te puede interesar:

Acerca del proyecto de tarifas diferenciadas que presentó el kirchnerismo.
Vienen luchando por las condiciones laborales y sanitarias.
¿Qué dice el proyecto de ley del gobierno para las clases presenciales? 
A propósito de las críticas de Pérsico y Grabois a la ampliación de la Tarjeta Alimentar.
Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.