26/09/2020

Río Negro: la burocracia de Unter niega convocar a asambleas y congreso para cerrar paritaria

Necesitamos un congreso provincial de toda la docencia rionegrina.

El martes 29 de septiembre se realizará un nuevo plenario de secretarios generales del sindicato docente Unter, y la totalidad de las seccionales que dirige la agrupación Azul-Arancibia concurrirá nuevamente sin mandato de asamblea. La pandemia ha sido utilizada como excusa para eliminar también los congresos gremiales y garantizar a como dé lugar la continuidad de la paz social con la gobernadora Arabela Carreras y la ministra Mercedes Jara Tracchia.

La paritaria sigue aceptando un salario por debajo de la línea de pobreza, agravado por la imposibilidad de muchos docentes de no poder tomar doble función. El “aumento” ofrecido por el gobierno consiste en su mayoría en sumas no remunerativas, continuando con el achatamiento salarial y el desfinanciamiento de la obra social. Se pretende cerrar un acuerdo sin cláusulas de indexación ante la inflación o protección alguna ante la suba de precios hasta el año siguiente. Ninguna mención ha tenido la situación de la docencia desocupada y la exigencia de puesta a punto de las instituciones escolares.

A diferencia del accionar antidemocrático de la burocracia, las seccionales opositoras han realizado asambleas con mucha participación. Las mismas rechazaron el acuerdo, y denunciaron la posible homologación del teletrabajo forzoso y compulsivo que consagra las reuniones bilaterales -un avance del gobierno inédito y contrario a toda norma laboral, teniendo en cuenta que la modalidad del trabajo virtual debe ser voluntaria.

También votaron exigir un aumento salarial real y sin sumas en negro, la asistencia a la docencia desocupada, el pedido de garantizar la estabilidad laboral de los docentes TIC´s y frenar la modificación de las condiciones laborales, en particular a la modalidad especial, entre otros planteos fueron los ejes de las asambleas. Otra exigencia al Estado es que asuma la responsabilidad en garantizar la educación en cuarentena, otorgando dispositivos a docentes y estudiantes, dado que tanto la burocracia y el gobierno han naturalizado que la docencia y familias usen sus propios equipos y dispositivos. Esto ha producido una enorme desigualdad educativa y deserción escolar sin precedentes, a su vez que una enorme sobrecarga laboral.

Al igual que la conducción de ATE, que sin asambleas aceptó sumas en negro ante el repudio del personal de salud, la conducción Azul-Arancibia niega el debate colectivo por la profundización de su integración al Estado. Han llegado a avalar la no prestación médica de la obra social si no es una emergencia. Las burocracias y los gobiernos se dan la mano para garantizar que el ahorro provincial y el esfuerzo de las y los trabajadores, siga pagando la deuda usurera en dólares del Plan Castello.

La bronca entre la docencia crece a medida que se conoce el contenido de la paritaria y de las reuniones bilaterales. La docencia debe intervenir en defensa propia, por el salario y contra la intención de modificar a la baja nuestras condiciones laborales. Ante el cierre de una nueva paritaria a la baja, llamamos a toda la docencia a autoconvocarse, a realizar asambleas y repudiar la paritaria. El próximo martes, mientras transcurra el plenario de secretarios generales, estaremos en la calle exigiendo un congreso de Unter y un plan de lucha por nuestros derechos.