29/09/2020

Río Negro: los y las trabajadoras de salud iniciaron un plan de lucha

Se organizan de manera independiente, mientras las burocracias firman paritarias de pobreza con el gobierno.

Al anuncio de un aumento para los trabajadores estatales de la salud de $2.500 y el 10% en 3 cuotas realizado meses atrás, ahora le siguió otro de $6.000 y 10% en dos cuotas. Por esto, el 28, trabajadores y trabajadoras de la salud de la provincia salimos a la calle en varias localidades, de manera organizada e independientes de las actuales conducciones de ATE y UPCN, que firmaron de espaldas a los y las trabajadoras una paritaria a la baja, sin haber realizado una sola asamblea. Así, los salarios continúan por debajo de la línea de pobreza. Hubieron marchas en Villa Regina, con presencia del Hospital de Ingeniero Huergo, del CIC (Centro Integrador Comunitario) de General Godoy y del Hospital de Chichinales; Choele Choele; Viedma; Fiske Menuco (General Roca); Cinco Saltos y Cipolletti.

La constatación de que el sistema sanitario en Río Negro nunca estuvo a la altura de la pandemia la hicieron evidente los propios trabajadores y trabajadoras de la salud. Al inicio de esta, allá por marzo, las denuncias por falta de insumos, camas de UTI (terapia intensiva) o personal suficiente afloraron y el Estado, pero también las burocracias de ATE y UPCN, decidieron otra política.

Medio año de cuarentena, y diez meses de gobierno nacional y provincial no modificó el rumbo estratégico de estos. Ambos decidieron direccionar la mayor parte de los recursos a satisfacer los reclamos de los bonistas y ahora del propio Fondo Monetario Internacional a costa de los presupuestos de salud, educación y asistencia social. El colapso sanitario no es culpa del Covid-19. Es responsabilidad del Estado. Pero el gobierno de Arabela Carreras no lo hizo sola. Esto fue avalado por la conducción verde de ATE y la conducción de UPCN, y por una legislatura provincial que ha hecho la plancha inundada de privilegios, como los super sueldos que nunca dejaron de cobrar. Los partidos políticos patronales y las burocracias no saben de solidaridad.

El fallecimiento de la joven enfermera Mariela Romero del CIC de General Godoy y del hospital de Villa Regina, otra víctima del Estado, puso al rojo vivo todas las falencias de un sistema de salud vaciado, denunciado en su momento. Y el acuerdo paritario a la baja, que nos dejó por debajo de la línea de pobreza, sólo echó más leña al fuego. A la exigencia de justicia para Mariela ahora se suma el rechazo unánime de las bases, tanto de ATE como de UPCN al acuerdo paritario aprobado por la burocracia. Esto se vio como nunca en Fiske Menuco, donde los y las trabajadoras del hospital López Lima fueron a interpelar a las puertas de la seccional de ATE Fiske Menuco a la burocracia.

Este 28 hemos ganado las calles con la exigencia de que se otorgue un aumento real del salario que saque a centenares de compañeros de la línea de pobreza, pero también el fin de la precarización, el ítem por insalubridad y el reconocimiento de la Ley de Insalubridad para todos los empleados de salud, testeos masivos y recursos humanos urgente, así como respiradores y mano de obra calificada que los atienda.

Quedó planteada la necesidad de convocar a una asamblea interhospitalaria provincial que coordine la continuidad de la lucha por nuestros justos reclamos y de manera independiente.

Por la triplicación de todo el sistema de salud provincial y por la unificación de todo el sistema sanitario provincial.

Por una salida de los y las trabajadoras a la crisis.

También te puede interesar:

Militarizan la zona andina de Río Negro para garantizar los negociados de los Lewis.
Será este miércoles 20 de octubre. Una jornada de lucha contra el avance de la flexibilización y la reforma laboral.
Exigimos presupuesto para las víctimas de violencia de género.
Se fortalece un reagrupamiento antiburocrático en UnTER.