Sindicales

10/5/2022

|
1644

Río Negro: reguero de huelgas

Por un encuentro de trabajadores para unificar las luchas

Ya van ocho paros docentes en el año

La provincia atraviesa un período convulsivo por un conjunto de luchas. La huelga docente va por el octavo paro en el año, superando todos los intentos de liquidarla a través de descuentos y conciliaciones obligatorias. Los paros son de altísimo acatamiento y las movilizaciones son importantes. En las últimas jornadas se desarrollaron acciones sobre las rutas. Las y los trabajadores de salud, con su nuevo sindicato, Asspur, a la cabeza, continúan con los paros y van por un acampe en la ciudad de Viedma. Además del salario, Salud se vio “revolucionado” ante la falta de pagos de las guardias. Ante tamaña situación, el gobierno debió pagar con nuevas liquidaciones el sábado pasado.

Asimismo, sectores de ATE también van a la huelga y la burocracia sindical de este sector intenta reacomodarse luego de haber pactado el 24% en cuotas para el primer semestre del año. El grado de insatisfacción salarial es tal, que hasta las fuerzas represivas, la policía de Río Negro, está con medidas.

El cuadro de hartazgo resume años de pérdida salarial y acuerdos a la baja. Los salarios docentes no solo son de pobreza, sino que contienen cerca del 80% con sumas en negro. Esta política, avalada por la conducción gremial, aplasta la escala salarial, borra en los hechos la antigüedad, liquida el financiamiento de la obra social estatal (Ipross) y genera graves dificultades a la hora de jubilarse. Frente a esta situación, las bases docentes colmaron las asambleas, evitando el cierre de las negociaciones salariales y llevan adelante un plan de lucha con paros y movilizaciones que son masivos. Estas acciones son acompañadas por las medidas de Asspur, que coordina las jornadas con seccionales de Unter (sindicato docente) que cuentan con conducciones combativas. De manera paralela, viéndose en el espejo de los sectores combativos, la base de ATE empuja a su conducción a romper la complicidad con el gobierno. En las últimas horas, los gremios mayoritarios relanzaron el Frente Sindical, acuerdo que hacía semanas había sido utilizado para frenar la lucha. A los acuerdos de cúpula para entregar la lucha, la vanguardia de trabajadoras y trabajadores le opone la unidad desde la base para derrotar el ajuste.

El gobierno de Juntos Somos Río Negro, mientras mantiene su esquema de prebendas impositivas al empresariado del turismo, pesca, petróleo y de la especulación inmobiliaria, se vale del ajuste del gasto público (salarios, ayuda social y obra pública) para equilibrar las cuentas. Los conflictos han sido sistemáticamente abordados mediante el descuento de los días de paro, conciliación obligatoria, y se suma también una amenaza de pago en bonos. La falsa oposición del Frente de Todos, lejos de brindar una alternativa de salida, ha entablado una serie de acuerdos con perspectivas electorales con el oficialismo con la excusa de evitar el avance de Juntos por el Cambio. El motivo de fondo es el total acuerdo entre estos bloques de su política de ajuste fondomonetarista en Nación y en las provincias.

El hecho más profundo en nuestra provincia es que han fracasado, hasta ahora, los esquemas de contención y las maniobras para liquidar la huelga docente, el cual es el motor de la situación provincial. No pudieron con los descuentos, las amenazas y la conciliación obligatoria.

El gobierno provincial adelanta la discusión salarial y con ello busca dar por terminada las luchas. Además, busca dividir al colectivo docente estableciendo una diferencia salarial según la formación docente.

Así como la división y el desgaste son las armas del gobierno y las direcciones sindicales para terminar con las luchas, los trabajadores tenemos la gran oportunidad de unificar todos nuestros reclamos. Para ello, es imperioso la realización de un gran encuentro de trabajadores de distintos sectores para concentrar y darle más fuerza a un plan de lucha para quebrar el pacto salarial del gobierno de Juntos. Podemos ganar.