14/09/2017 | 1474

Rio Turbio: Los mineros ante una lucha decisiva


La ocupación pacífica de la mina ha desatado una tormenta política. Los trabajadores vuelven a ser protagonistas. Los objetivos son muy claros: que se paren los despidos y se respete la plena vigencia del Convenio Colectivo. Es el punto de partida para poner en marcha la mina, la usina y la figura legal de la empresa.


 


Asambleas y movilizaciones se han sucedido desde la boca de la mina, la última el 13 de septiembre con un “abrazo simbólico” a la usina. También en Buenos Aires ha habido movilizaciones solidarias. Los intentos de la Intervención de judicializar el conflicto, reclamando a la Justicia Federal el desalojo, hasta ahora, han fracasado.


 


La patronal de Zeidán-Costa ha sentido que pierde el control de la situación y ha salido a atacar a los mineros con denuncias penales y laborales que no han prosperado. En su discurso, la Intervención macrista intenta descalificar la ocupación como una maniobra política del kirchnerismo, para zafar de los procesamientos de De Vido y sus secuaces. La acusación no tiene ni pies ni cabeza.


 


Costa-Zeidán acusan descaradamente a los trabajadores por el supuesto freno al avance del desarrollo minero, cuando hace años tienen la mina y la usina parados, y no son claros los planes de inversión, en una empresa que se achica con despidos y retiros como en los '90.


 


Por su parte, el coro de los K. con Mazú (ex intendente de Río Turbio y jefe del bloque de diputados en la Legislatura provincial) a la cabeza, pretenden asociarse al reclamo de los trabajadores cuando han sido ellos los que boicotearon la figura legal de la empresa y están más que sospechados de todo tipo de latrocinios en la administración de la mina.


 


Alicia Kirchner gobierna Santa Cruz congelando salarios de pobreza de 11.000 pesos en un acuerdo estratégico y firmado en pactos con el gobierno nacional. Los dos gobiernos están empeñados en un ajuste brutal contra los trabajadores y es por eso tan importante unir los reclamos contra el ajuste, tanto los que buscan romper el congelamiento de salarios como los que enfrentan despidos y defienden el convenio.


 


Unir estas dos luchas


 


Por eso planteamos la asamblea comunitaria. Para poner en pie de lucha a los pueblos de la cuenca en apoyo a los mineros, a los municipales, a los docentes, a los hospitalarios, a los auxiliares de la educación.


 


Es el pueblo trabajador contra el ajuste, venga de Costa, venga de Macri o venga de Alicia Kirchner, venga de Pérez Osuna (intendente de Turbio) o venga de Garay (intendente de 28 de Noviembre).


 


El desafío de los trabajadores es político, pero no de la política berreta de los gobiernos ajustadores y sus chicanas.


 


Las anteriores generaciones de mineros han ganado un presente para estas tierras, que podemos desarrollar si nos movilizamos y tomamos conciencia de lo que está en juego: el futuro de la cuenca.


 


Vamos por la defensa del convenio, del salario y de cada derecho conquistado por los trabajadores.


 


Vamos por las inversiones necesarias para completar las obras y una carboeléctrica estatal obrera.


 


Vamos por una asamblea comunitaria y un plan de lucha.

También te puede interesar:

Rechazamos los despidos, el traslado, la persecución y el vaciamiento de la Secretaría de niñez, adolescencia y familia.
La UOM Campana firmó acuerdo de suspensiones con la patronal de Rocca, que viene de ejecutar 90 despidos el sábado 15.