18/05/2021

San Antonio de Areco: el personal de salud en lucha por bonificaciones

Colaboración desde San Antonio de Areco

El reclamo de las enfermeras y el personal no médico de San Antonio de Areco se desató luego de que funcionarios del área fueran remunerados con bonificaciones, por segunda vez en el año, que sumaron casi $300.000.

Desde el comienzo de la pandemia hasta hoy, el personal de salud no paró. Es sabido que los hospitales no dan abasto, las camillas no sobran y los respiradores no alcanzan. Sin embargo, hoy los aplausos que se oyen a las nueve de la noche son escasos. A veces incluso inexistentes.

El personal de salud de los hospitales está conformado por médicos, residentes, enfermeras, terapeutas, trabajadores sociales, auxiliares, mucamas y administrativos, entre otros. Pero en San Antonio de Areco, provincia de Buenos Aires, solo se reconoció económicamente a algunos funcionarios de salud.

Existieron dos bonos para cada uno y, en total, sumaron casi $300.000. Pero ni uno solo fue destinado al personal no médico.

Una cronología de los reclamos

El 21 de septiembre del 2020 fue la primera vez que enfermeras y personal no médico del Hospital Emilio Zerboni se organizaron para salir a las calles y exigir una mejora salarial.

El primer pedido se trataba de un aumento del 30% para todo el personal municipal, el cual fue rechazado. Luego, de un 20% con un bono de $2.000, petitorio que también fue denegado. Por último, exigieron un bono de $3.000 y el intendente de Juntos por El Cambio, Francisco Ratto, expresó que iba a evaluarlo.

En noviembre, minutos antes de una de las diversas manifestaciones que realizó el personal de salud, el intendente Ratto expresó que podía darles tres bonos de $3.000, pero les exigía que no realicen la marcha. Los manifestantes no hicieron caso a este pedido y acordaron que luego de que debatieran en asamblea responderían, pero la marcha no iba a darse de baja.

Una semana más tarde, parecía que el Ejecutivo municipal había llegado a un acuerdo con el personal no médico. Expresaron que les brindarían tres bonos de $3.000; uno en diciembre, otro en enero y el último febrero, siempre y cuando ellos dejaran de marchar. Los trabajadores de la salud aceptaron, pero los bonos nunca llegaron. “Cuando nos enteramos de la bonificación a cuatro funcionarios de salud con fecha del 30 de marzo nos pusimos en desacuerdo con eso; no había plata para nosotros pero sí para los directivos”, expresó Marcela Astarito, enfermera y delegada de ATE en San Antonio de Areco.

En ese contexto fue que se decidió en asamblea que harían quite de colaboración. “No estamos en desacuerdo en que se les dé una bonificación a los jerárquicos, pero estamos todos en el mismo tren. El reconocimiento tiene que ser equitativo para todos”, manifestó Astarito. Además, la enfermera sostuvo que las bonificaciones de $3.000 tenían validez hace meses, pero ya no. Actualmente exigen tres bonos de $10.000 para cada una de las personas empleadas en el área de salud.

Por último, la acción más reciente que se realizó en torno a la lucha del personal de salud fue un abrazo simbólico al Hospital Zerboni. Vecinos de la ciudad bonaerense junto a enfermeras y personal no médico se reunieron fuera del establecimiento para acompañar y marcharon hasta el Palacio Municipal.

Algunas de las organizaciones que acompañaron la lucha del personal de salud fueron: ATE Provincia de Buenos Aires, Suteba, integrantes de la comunidad de la Escuela de Arte Gustavo Chertudi y representantes de 8M SADA.

El pueblo y la lucha organizada

Cuando marcharon por primera vez, los trabajadores organizados del Hospital Emilio Zerboni no pertenecían a ningún gremio y se hacían llamar “autoconvocados”. Pero, a la hora de negociar con el Ejecutivo municipal, este manifestaba que no podían realizarse acuerdos porque el personal de salud no contaba con una representación legal que los resguarde.

“Fue entonces que empezamos a averiguar y supimos que estaba resurgiendo ATE en la localidad. Ellos nos dieron la posibilidad de adherirnos y la libertad de seguir trabajando como lo veníamos haciendo, pero contando con su apoyo”, relata Astarito.

Sin embargo, a principios de mayo se dieron a conocer las nuevas bonificaciones para los directivos de salud. Los trabajadores ahora agremiados en ATE exigieron que se les otorgara un resarcimiento económico a ellos también. Esta vez, la excusa del Intendente Ratto fue que ya no se trataba de un grupo de enfermeras con las que estaban dispuestos a negociar, sino de un sindicato.

En la manifestación de la semana pasada se planteò fuertemente que en toda la provincia se està luchando por pase a planta, aumento de sueldos y para imponer el concepto de equipo de salud y exigir que se considere a todo el personal en su conjunto, ya que cada sector es imprescindible en lo referente a garantizar la salud. Desde el que limpia, hasta el camillero y las enfermeras, el de farmacia y el administrativo. Todos son imprescindibles, junto con el personal mèdico.

Por último, el colectivo de trabajadores expresó que el quite de colaboración no significaba que dejarían sin atención al hospital durante todo el día. Se realizaron únicamente las tareas necesarias: no se hicieron horas extras y dentro del hospital hubo una enfermera sola efectuando las tareas esenciales.