18/04/2017

San Lorenzo: nuevo crimen laboral

Un trabajador cayó de un techo y está en estado crítico. La empresa es responsable por la falta de elementos de seguridad.

Lucas Echendia, de 26 años de edad, se encuentra en estado crítico luego de caer al vacío desde 10 metros de altura, cuando se encontraba reparando junto a un compañero el techo del galpón de la empresa de montaje para la que trabaja (Montarfe S.R.L, en la localidad de Puerto General San Martín) y una de las piezas en donde se encontraba parado colapsó.


 


Asistimos a un nuevo siniestro laboral que engrosa la larga lista de los mismos en el Cordón Industrial San Lorenzo. 


 


Lucas se encuentra en estado crítico como resultado de las múltiples fracturas que sufrió en la cabeza, el tórax, el brazo y la pierna.


 


La fiscalía de San Lorenzo asignó al hecho la carátula de "accidente laboral", pero la responsabilidad de la empresa salta a la vista por la falta de elementos de seguridad: un simple andamio robusto, un elevador hidráulico o un arnés con soga hubiesen evitado la tragedia.


 


 


Una cadena de responsabilidades


 


Las empresas de montaje y mantenimiento son en su gran mayoría contratadas por grandes empresas, como las cerealeras, al menor costo posible. Este "ahorro" se realiza a costa de la más brutal precarización de las condiciones de trabajo y con sueldos ruinosos, permitidos por el convenio negrero de la Uocra (construcción). A su turno, sigue en pie la nefasta ley del "Fondo de desempleo" para la construcción instaurada por la dictadura de Onganía en 1968-69, por el cual los mismos obreros aportan la mitad de su propia indemnización.


 


Por su parte, la Uocra –que, al igual que otros gremios, no se encuadra en ninguna de las dos CGTs locales– brilla por su ausencia en relación con los controles y exigencias del cumplimiento de las medidas de seguridad más elementales. Otro tanto ocurre con los obreros permanentes de las aceiteras/cerealeras. En momentos en que las aceiteras Renova y Dreyfus se aprestan a contratar entre 2.000 y 3.000 obreros bajo la Uocra, la alarma se pone al rojo vivo.


 


Los gobiernos nacional, provinciales y locales son responsables de este brutal grado de flexibilización laboral, que busca acrecentarse ahora con la nefasta Ley de ART, que abarata costos para las patronales en caso de siniestros de esta naturaleza.


 


Es necesaria la conformación de Comités Obreros Independientes de Seguridad, electos y responsables ante asambleas de fábrica, que paralicen la producción, mantenimiento, reparación y montaje ante la menor señal de peligro. Está planteada la derogación de la ley de ART, que cada empresa se haga responsable directa por los "accidentes" de trabajo, y la presencia de ambulancias y médicos en cada lugar de trabajo a cargo de las empresas.


 


Abajo la flexibilización laboral de Macri y los gobernadores. Pase a planta permanente de todos los contratados. La Uocra y sus gremios kirchneristas aliados, así como las dos CGTs, deben convocar un inmediato paro regional.

También te puede interesar:

Los accidentes laborales en el cordón industrial del Gran Rosario son moneda corriente.
Otro crimen laboral del Estado, exigimos paro nacional de Ctera.
La planta de alcohol acumula ganancias millonarias pero no garantiza medidas de seguridad para sus empleados.
Reclamos por alimentos para los comedores y trabajo genuino.