18/09/2008 | 1055

Sanidad: El fraude no minimiza el retroceso

La etapa que se abre
Por N. R.

En las elecciones de la Sanidad, la burocracia de Daer -Lista Celeste y Blanca-, obtuvo el 89% de los votos, contra un 11% de la lista de oposición, el Frente Bordó-Verde. El resultado estuvo condicionado por un proceso electoral fraudulento. La junta electoral, «electa» en un congreso trucho y clandestino -no se convocó a las internas y delegados opositores-, fue integrada en su totalidad por la burocracia. A la Bordó-Verde se le negaron los padrones. Sus fiscales sólo pudieron controlar la elección a través de padrones anteriores. En muchos establecimientos, verificamos votaciones de trabajadores que se afiliaron mucho después del cierre de padrón, o de otros que ni siquiera estaban afiliados.

Allí donde no hubo fiscales opositores, la burocracia ni siquiera preservó las formas: urnas con 0 votos para la oposición y hasta votaciones con el 100% del padrón en favor de la Celeste y Blanca. A esto, hay que agregarle el régimen policíaco armado entre la burocracia y las patronales, para echar de inmediato a cualquier trabajador que se agrupe o se manifieste  en favor de una lista clasista.

El retroceso de la oposición

La oposición pasó de un 30% en las elecciones de 2004 a un 11% en éstas. En aquella oportunidad, hubo un frente con un desprendimiento de la burocracia, la Lista Blanca. Ahora, ese sector (moyanista) se pasó en masa a las filas de la Celeste y Blanca.

En este cuadro, el Frente Bordó-Verde reagrupó a la oposición antiburocrática, pero mostró también una realidad contradictoria. Por un lado, expresó a lo que queda de la vieja dirección izquierdista de Sanidad, hoy en la Lista Bordó (MST). Este sector carga con el peso de años de pasividad, de conciliación con las patronales y de seguidismo a los desprendimientos burocráticos del gremio. Por otra parte, el frente integró al nuevo activismo del gremio, que en los últimos años conquistó posiciones de lucha contra la burocracia de Daer.

En las cuatro internas dirigidas por la oposición, ésta sólo retuvo el Centro Gallego. En el Hospital Italiano la Celeste y Blanca se impuso por 40 votos, en el Británico por 60 (ver nota) y en el Mitre por 20. En las elecciones del gremio sólo pueden votar los afiliados, mientras que en las elecciones de interna votan todos. Hoy, sólo una minoría se encuentra afiliada.

El Hospital Francés, un baluarte de la oposición, no participó del proceso electoral debido a la nacionalización del Hospital y su pasaje al Pami.

La Lista Roja (PO + independientes) integró con sus candidaturas el Frente Bordó-Verde y aportó una gran cantidad de avales, sin que se le permitiera incorporar su color.

Convocamos a los compañeros del Gallego, del Británico, a los independientes del Italiano y al conjunto de los trabajadores de la Sanidad a poner en pie, sobre la base del nuevo activismo que surge en el gremio, una agrupación clasista que abra un nuevo camino en el gremio.

En esta nota

También te puede interesar:

El 14/10 se realizarán las elecciones en ATSA Buenos Aires, dirigida hace 29 años por la “Celeste y Blanca” de Héctor Daer.
El Plan Productivo de las patronales: exenciones impositivas y flexibilización de los convenios
Respuesta contundente de las asambleas obreras. La burocracia de Rodolfo Daer fracasó en su intento de poner carneros.