13/11/2003 | 825

Sasetru: Un primer logro

Basta tener en cuenta quienes estuvieron presentes respaldando la convocatoria a la Asamblea General Extraordinaria de la dirección legal de la Cooperativa de Sasetru, para sacar conclusiones. En primer lugar, por supuesto, el representante del Inaes, secundado por un abogada del organismo. Afuera, en el playón de la fabrica , se hizo presente el secretario del intendente Laborde quien permaneció en ese sitio durante todo el desarrollo de la asamblea. No faltaron a la cita operadores del Movimiento Nacional de Empresas recuperadas, dirigido por Murua, que, como se sabe, se caracteriza por sus estrechos vínculos con el gobierno kirchnerista. Y para completar el cuadro, hasta hubo integrantes del Partido Justicialista, pertenecientes a una de las unidades básicas de la zona, verdaderas patotas mercenarias a las que usualmente apelan los punteros cuando se pretende armar una fuerza de choque.


Si alguien tenía alguna duda, la enumeración que acabamos de hacer nos da una radiografía exacta sobre la filiación y la naturaleza de clase del operativo político en marcha en Sasetru. ¿Puede caber alguna duda, acaso, sobre la cuña que está procurando meter el Estado en la vida de la fábrica? Varios sectores pertenecientes a organizaciones de desocupados –cuyo común denominador es la hostilidad hacia el Polo Obrero y el Partido Obrero, del cual varios de ellos formaron parte en el pasado– actuaron de comparsa de esta operación política gubernamental.


La presencia de estos grupos no pudo impedir que quedara en evidencia el raquitismo de la Interbarrial la que no logró arrastrar a su convocatoria ni siquiera a su propia tropa. Las consignas entonadas por todo este bloque hablan por sí solas, esto al reivindicar en sus cánticos una «cooperativa sin política y sin partidos», como si la expropiación de Sasetru no hubiera sido el resultado de la lucha del Bloque Piquetero, de la ANT, del Polo Obrero y del Partido Obrero. Por otra parte, la consigna antipiquetera es el centro de la campaña política sobre la cual viene machacando el Estado patronal y sus operadores políticos contra Sasetru, con la pretensión de convertirla, y esto en el mejor de los casos, en una Pyme que funcione en interés del engranaje capitalista y se convierta, alguna vez, vía «créditos» y «aportes» en una empresa capitalista. Se trata de una tentativa, esta vez, de expropiar a los luchadores. El cuestionamiento a la excesiva «politización y partidismo» de las fábricas recuperadas más avanzadas en su tentativa de una reorganización social obrera, como lo son Sasetru, Brukman y Zanón, es la cortina de humo, como ya lo denunciamos, para meter, en reemplazo, la política y los representantes del Estado patronal.


La movilización del Polo Obrero contra este ataque en gran escala tuvo un primer logro pues se impidió que prosperara la maniobra cuyo propósito es destituir a los miembros del Polo que integran la dirección legal de la Cooperativa y nombrar en su reemplazo a sectores afines a este operativo progubernamental. Los compañeros del Polo pusieron de relieve las irregularidades que existían en la convocatoria, al no cumplirse ni siquiera con los procedimientos que fija el estatuto y la propia ley de la cooperativa. Asimismo, se exhibió la carta firmada por puño y letra de unos de los miembros de la cooperativa desmintiendo que hubiera respaldado con su firma tal convocatoria y solicitando su renuncia a la cooperativa. La Asamblea General de la fábrica había votado ya contra esta convocatoria que pretendía convertir en árbitro de los problemas al Inaes, o sea al Estado y al gobierno. Las evidencias eran suficientemente abrumadoras para que la Asamblea estuviera viciada de nulidad. No obstante ello, el representante del Inaes alentó a los promotores de esta convocatoria trucha a continuar las deliberaciones, pese a reconocer expresamente su falta de validez. Un acto completamente ilegal y fuera de las atribuciones de un veedor, que delata hacia donde se inclinan los favores gubernamentales.


La denuncia realizada por los representantes del Polo fue acompañada con la presencia entusiasta de varios centenares de compañeros quienes con sus cánticos hicieron la defensa de la gestión obrera de Sasetru contra la ingerencia capitalista del Inaes y del aparato político del Estado.


Se desbarató una maniobra. Pero somos conscientes que van a volver a la carga, lo cual plantea profundizar la movilización, que hemos iniciado hasta derrotarlos.


Fuera el Inaes y el estado patronal.


Sasetru es de los trabajadores.

También te puede interesar:

La banca del PO-FIT-U, al servicio de las luchas obreras.
El tractor de la Ford, y el cañón de la Krupp.
En el centro porteño, tres columnas de piqueteros se dirigieron a Plaza de Mayo.
Desde adentro de la movilización, los métodos y reclamos que sacudieron las calles del país.