12/07/2001 | 713

Scania: Asamblea general contra la entregada a la burocratica

Por D.B.

El 25 de junio, el Smata firmó un acta acuerdo con la empresa sin consultar a los trabajadores y el desacuerdo de numerosos delegados. El Smata acepta un plan de suspensiones a todo o parte del personal (queda a criterio de la empresa), de un día por semana y otro opcional hasta marzo del 2002, con el agregado de que para el período diciembre de 2001 a enero de 2002 puede agregar un día más de suspensión. La burocracia pretende hacer pasar este acuerdo entreguista con el argumento de que la empresa pagaría el 75% del salario básico, pausa y sustituto de antigüedad, que le correspondería en caso de que prestara servicios. Junto a todo esto, la burocracia firmó una cláusula de paz social mientras dure el acuerdo de suspensiones. Los trabajadores no pueden tomar medidas de fuerza y la empresa se compromete a no despedir, salvo causales debidamente justificadas, o sea que puede despedir e inventar las causas, como ocurre habitualmente.


Este acuerdo, apenas conocido provocó gran descontento. Una vez más los trabajadores pagan los platos rotos de las suspuestas dificultades productivas de la empresa, cuando es conocido que Scania ha realizado importantes negocios en el marco del Mercosur, fue beneficiada con exenciones impositivas a nivel provincial y recibió otros subsidios a nivel nacional; por eso se ha acordado que todo esto tiene que ser discutido en una Asamblea General.

También te puede interesar:

Se encuentra demorado en la comisaría el secretario gremial de SMATA Rosario.
Una crisis que muestra la inviabilidad capitalista.
Comenzó el 27 de junio de 1975, en el marco de las "jornadas de junio y julio" contra el tercer gobierno peronista.
Asambleas y plenarios de delegados para rechazar este recorte y la entrega de la UOM.