06/03/2003 | 791

Se aproxima el desenlace

El empuje y determinación de los trabajadores de TDO quedó nuevamente de manifiesto en el curso de esta semana. Ante el incumplimiento por parte de la patronal de lo pactado en la anterior audiencia en el Ministerio de Trabajo, los compañeros marcharon a La Plata, luego de arrancar una nueva audiencia en dicho organismo. En esta nueva ocasión, literalmente arrinconaron a la empresa, lo que se expresó en el acta donde se fijan pormenorizadamente los pasos para hacer efectivo el control obrero del subsidio que el Estado entrega mensualmente a la línea. En el acta se plantea la apertura de una cuenta corriente bancaria que estará a nombre de representantes de la empresa y de los trabajadores. La representación obrera está facultada, al mismo tiempo, para fiscalizar los montos girados mensualmente y los términos del convenio por esos dos últimos conceptos, para lo cual la patronal se compromete explícitamente a aportar la documentación e información en el plazo de una semana. También se fijó que, en caso de que descendiera la recaudación y no se pudieran abonar los porcentajes diarios a cuenta del salario mensual que vienen retirando los choferes, los directores de la firma dejarán de percibir sus remuneraciones, privilegiando el cobro de la parte obrera.


Culminada la audiencia, la marcha se dirigió al Ministerio de Transporte de la provincia para reclamar la implementación de la «gestión directa» de la empresa.


Los trabajadores son plenamente concientes de la inminencia de un desenlace. El deterioro de la línea se constata claramente. Cada día, nuevas unidades quedan fuera de circulación por falta de mantenimiento, lo cual achica progresivamente la recaudación y hace cada vez más difícil el cobro de los salarios y la obtención de los insumos indispensables, empezando por el combustible. La legislación vigente autoriza a que el Estado gestione la línea (mientras avanza el trámite parlamentario para expropiar la empresa).


Los funcionarios presentes manifestaron, sin embargo, que la alternativa planteada no estaba dentro de la práctica habitual del ministerio, el cual, en situaciones semejantes, había apelado a la «gestión indirecta», que consiste en entregar la concesión a otra empresa privada de transporte. Esa salida fue impugnada por la representación de los trabajadores de TDO, que demostró que esa alternativa siempre se había concretado a expensas de los trabajadores, gran parte de los cuales terminaban quedando en la calle, y de los propios usuarios, quienes sufrían normalmente un aumento del boleto y un recorte del servicio, en particular en los recorridos menos rentables. La representación obrera emplazó al ministerio a una solución en un plazo no mayor a 7 días, con el asesoramiento técnico de ambas partes que fuera necesario.


Mientras tanto, se ha redoblado la movilización para arrancar la expropiación. En la discusión con los senadores, se ha logrado que el articulado respete los aspectos centrales de la propuesta elaborada por los compañeros de la línea. El proyecto plantea la entrega gratuita de los bienes expropiados, en carácter de donación, a los trabajadores, y un subsidio a cargo del Estado provincial: que la empresa bajo gestión obrera reciba el gas oil a los precios vigentes al 31 de diciembre de 2001. Este acuerdo es el puntapié inicial para que se largue la carrera en el ámbito legislativo.


El Cuerpo de Delegados de TDO ha convocado a una asamblea general de la línea para unificar todas las fuerzas y prepararse para encarar esta etapa crucial del conflicto.

También te puede interesar:

El empleo cayó un 18%. Entre marzo y junio se registraron 3,75 millones de nuevos desempleados.
La multinacional descarga la crisis sobre los trabajadores mientras salva las ganancias patronales.
La medida solo favorece a los importadores y exportadores a costa de la contaminación regional y de la pérdida de numerosas viviendas.
Organicemos la lucha por los 500 puestos de trabajo y el 100% del salario.
Intervenciones frente a la Catedral y el Arzobispado, a pesar de las presiones de Control Urbano.