14/09/2017 | 1474

Se presentó la Lista Violeta del Sitraic

Por la renovación de un mandato clasista en la construcción


Al día siguiente del vencimiento del plazo para la presentación de listas para las próximas elecciones de comisión directiva del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y afines (Sitraic), la Lista Violeta (actual dirección del gremio) realizó un acto público con la presencia de trabajadores y delegados de obra, y dirigentes y agrupaciones obreras pertenecientes a la Coordinadora Sindical Clasista.


 


El reconocimiento del Sitraic por parte del Estado y la ampliación del ámbito de actuación a todo el país colocaron la tarea de construir el sindicato en cada provincia y ciudad. A su vez, el enorme atraso de la construcción en su convenio, condiciones de trabajo y salario, instalaron al Sitraic como un protagonista de la lucha por las reivindicaciones de los obreros de la construcción con diversas acciones a la Cámara de la Construcción, al Ministerio de Trabajo y sus dependencias y al poder político.


 


Los principales desafíos para la próxima comisión directiva serán la consolidación de este proceso de gestación y su extensión a nuevas capas de obreros de la construcción, con los métodos del clasismo. La lucha por revertir el extendido régimen de precarización y explotación al cual son sometidos los trabajadores de la industria. La erradicación de las patotas y bandas del gremio, con el método de la democracia sindical y la lucha política. La tarea de enfrentar, junto al movimiento obrero, la reforma laboral que preparan el gobierno, la oposición patronal y los bloques capitalistas. Y la conquista de un convenio propio que abra una nueva etapa para los obreros de la construcción.


 


Los orígenes de la Lista Violeta deben situarse en su constitución como agrupamiento independiente dentro de la Uocra, contra la dirección de Gerardo Martínez (integrante durante la dictadura del Batallón 601 de Inteligencia), quien produjo un salto en la asimilación del gremio de la construcción al Estado y a las patronales. La propia descomposición de la Uocra y el empleo de la violencia como medio para dirimir las diferencias concluyó en la expulsión física de la Violeta de la seccional Lomas de Zamora y su persecución en toda la zona sur del conurbano bonaerense.


 


Son estos compañeros de la Lista Violeta los que darán nacimiento al Sitraic el 22 de julio de 2009, como única vía para reorganizar a los obreros de la construcción, iniciando así un período de duras luchas políticas y sindicales, y de subsistencia frente a la persecución de la Uocra.


 


La Violeta, de procedencia peronista, se encontró en los hechos con la hostilidad del Estado y las patronales respecto de la constitución de un nuevo sindicato que amenazara el unicato sindical y el régimen de privilegios creados por las patronales y la Uocra, contra los trabajadores. Esto fue llevando al núcleo fundador del Sitraic a evolucionar hacia el clasismo y la izquierda. Sin duda, el asesinato de Mariano Ferreyra y la campaña por la cárcel a Pedraza y sus secuaces marcaron un punto de inflexión en la asimilación de un método para enfrentar a la burocracia sindical descompuesta y actuar contra el entramado de relaciones que son la base de la política antiobrera que impulsan el Estado, los empresarios y la burocracia.


 


El Sitraic se incorpora al clasismo como resultado de su experiencia práctica y en la etapa de emergencia del clasismo como un fenómeno actual del movimiento obrero. A partir de allí, la Violeta hará un inmenso esfuerzo por integrarse a un terreno desconocido, situando al Sitraic en los plenarios obreros antiburocráticos, las columnas del clasismo, desplegando la solidaridad de clase con diversas luchas y la defensa de una salida política de los trabajadores.


 


La actual Lista Violeta, que se propone asumir este segundo mandato del Sitraic, representa la consolidación de este proceso de gestación, en una dirección que tendrá por delante el desafío de extender sus conclusiones políticas al conjunto de los obreros de la construcción.


 


¡Viva la Lista Violeta! ¡Viva el Sitraic!

En esta nota