28/07/1998 | 594

Se va la Decibe

Eramos pocos y cayó …


Cuando las denuncias de corrupción abruman al pueblo hasta lo insorportable, la ministro de Educación nos viene a contar que el Palacio Pizzurno había sido hasta hace poco el equivalente a un burdel del Estado— lo que no es poco para un gobierno privatista. Los campeones de la moral pública cuando se trata de Palermo Viejo, resultaron ser unas‘madamas’ sin registro habilitado. En la bolada de la denuncia de la Decibe nos vinimos a enterar también que algunos pisos del hospital de Clínicas se habilitaban para el mismo fin.


Pero no nos engañamos por este súbito acceso moralista de la señora ministra. En el rubro de la ética, los impostores se reconocen en que sus denuncias se conjugan siempre en tiempo pasado —para la Decibe cuando el ministro era Salonia. Lo que motiva a la ministra es su percepción de que tiene los días contados desde que su proyecto de impuesto a los automotores y otros, ha sido guardado en la gaveta. Luego de su ‘renunciamiento’, Menem se apresta a una purga del gabinete donde la cabeza de la Decibe deberá rodar inevitablemente. Este hecho servirá para demostrar todo el tiempo que ha perdido la dirección de la CTERA al apoyar la política del ministerio y de la comisión de Educación de Diputados, que nunca tuvo otra sustentación que la necesidad de entretener a la burocracia de Maffei con el antiquísimo recurso de la zanahoria. A falta de mejor defensa, la Decibe advierte que la están por echar por haber despejado los pasillos de su edificio del alegre taconeo de sus colegas de género.

También te puede interesar:

A propósito de las declaraciones del exministro de Salud de Macri.
Se darán a conocer los postulantes para cubrir los juzgados de primera instancia 6 y 10 donde se tramitan causas de alto impacto político.
El rescate de la privatización con los fondos públicos, para empresarios amigos.
Los servicios de inteligencia dominan la Justicia bajo todos los gobiernos.
El ataque a Verónica Simesen de Bielke es parte de un operativo de impunidad, que involucra a Gustavo Sáenz.
Mientras no son inscriptos estudiantes que las necesitan.