Al día de hoy nos encontramos con una deuda de alrededor de seis meses. Los trabajadores fuimos espectadores de lujo, viendo cómo en nuestras narices fueron vaciando la clínica. Todo esto fue denunciado ante las autoridades, y esto es lo grave: el Ministerio, o sea el Gobierno, también fue cómplice, y lo único que hizo fue favorecer a la patronal, siempre perjudicándonos.


Desde hace aproximadamente seis meses venimos solicitando, en el Ministerio de Trabajo, que se aplique una comisión de control por parte de los trabajadores. Esta comisión de control no permitiría – y no habría permitido – , que continúe el vaciamiento, pero el efecto más importante que produciría sería el garantizar el cobro de los salarios. Es el único método que pondría fin al desangramiento de la clínica y sus trabajadores, y es la única propuesta que nunca fue oída por el Ministerio de Trabajo.


Hoy estamos ante un desenlace anunciado por nosotros mismos; la patronal preparó su estrategia para derrotarnos, y ya es una realidad que para estos días se podría producir el desalojo.


Los trabajadores le decimos no al desalojo; no vamos a permitir que la patronal y el gobierno nos conviertan en desocupados. Creemos que la única solución es la unidad de los trabajadores.


La asamblea de los trabajadores de Clínica Lerena votó el abrazo para que se sumen con nosotros, y nos ayuden a preservar el centro de salud para nuestros pacientes, y nuestra fuente de trabajo.

También te puede interesar:

Carreras paga miserias en negro mientras junto con el Frente de Todos y Cambiemos firman un presupuesto 2021 de ajuste.
No la dejaron entrar a su provincia luego de un tratamiento oncológico en Tucumán.
¡Preparemos la huelga por tiempo indeterminado hasta conquistar los reclamos!
En tiempos de pandemia el riesgo es aún mayor para la población que tiene la patología.
Asambleas el 2 de diciembre; paro y movilización el 3.