16/12/2010 | 1159

Si el gobierno no cumple se reabre el conflicto

La lucha por el pase a planta permanente de los tercerizados del ferrocarril es, aún, una tarea pendiente. El gobierno, después de la histórica lucha que culminó con la muerte de Mariano y abrió un camino de movilizaciones en todo el país, se vio obligado a anunciar que procedería a reincorporar a los despedidos de las tercerizadas (algo pendiente desde hacía meses), a equiparar los sueldos a la escala inicial del convenio de la UF y pasar a planta permanente a todos para el 20 de diciembre.

Entre los anuncios y los hechos reales producidos por el gobierno, han intervenido factores políticos y presiones, tanto de las patronales de las tercerizadas como de la burocracia ferroviaria, que sistemáticamente han colocado obstáculos a todos estos pasos.

El lock-out burocrático patronal, producido después de la confirmación de prisión de los detenidos de la patota, fracasó entre los trabajadores, quienes se negaron a solidarizarse con los asesinos, pero no en el Ministerio de Trabajo, donde la burocracia de la Unión Ferroviaria obtuvo una «conciliación obligatoria» trucha que le sirvió para mantener intensas reuniones tratando de defender las tercerizaciones y obstaculizando los pases a planta.

La burocracia, con una injerencia abierta en varias tercerizadas de los ferrocarriles, aceptó la salida de escena de la cooperativa Unión del Mercosur, sólo del Roca, y pretende, además, colocar su propio listado de personas a ingresar en Ugofe o en el Belgrano SA. Las tercerizadas han aceptado la reincorporación de los cesantes después de un compromiso del gobierno de que él mismo se haría cargo integral del costo económico de estas reincorporaciones, y reclaman resarcimientos por contratos establecidos y todo tipo de prebendas del Estado. Los despedidos de Ugofe aún no han tomado servicio efectivo en el ferrocarril y además no se les han pagado los sueldos como estaba establecido.

Los listados de compañeros para el ingreso directo a Ugofe, que figuraban en resolución del Ministerio, no se han efectivizado y hay una larga bicicleta en los procesos preocupacionales, cuando se había dejado establecido que esto no debería ser obstáculo alguno para el ingreso directo ni para el cobro el 1º de diciembre.

La política del Ministerio frente a todas estas presiones es alargar el proceso de pase a planta y dividir a los participantes de esta gran lucha, abriendo discusiones con diversas comisiones, prometiendo arreglar a cada una de ellas en particular, tratando de cortar en pedacitos una eventual situación conflictiva.

Entre el dicho y el hecho del pase a planta, como se ve, hay un importante trecho. A raíz de esto, ha crecido el malestar en el activismo. Las asambleas cada vez más numerosas del Plenario Ferroviario de Lanús, las movilizaciones de los trabajadores de Herso (aún con 16 despedidos), la desesperación de distintos compañeros de las tercerizadas del Roca y de otros ferrocarriles, quienes ven cómo se dilata el pase a planta, han creado una situación que amenaza con la reapertura del conflicto.

La comisión negociadora del plenario de Lanús ha efectuado, en la última reunión, un emplazamiento al Ministerio: si no se da cumplimiento efectivo a la resolución emitida por el propio Ministerio de Trabajo, dando por finalizados los tres pasos establecidos (reincorporación de los cesantes, cobro de los sueldos con la escala ferroviaria y pase a planta) se reabrirá el conflicto. Esta semana habrá una asamblea decisiva para garantizar la continuidad de lo firmado. Si no hay garantías de culminar el pase a planta de todos al 20 de diciembre, habrá una fuerte medida de fuerza.

El activismo del ferrocarril no va permitir que le arrebaten una conquista que costó la sangre de lo mejor de la clase obrera. Es necesaria la más amplia unidad de acción dado que está en juego todo el proceso de lucha contra las tercerizaciones en el país.

También te puede interesar:

Ferroviarios de MCM se manifiestan en las vías, a la altura de la estación Santillán y Kosteki del ferrocarril Roca.
Ampliar y fortalecer la base de esta lucha.
Reclaman por el respeto del convenio colectivo y el pase a planta permanente.
Reclaman la reincorporación de 60 despedidos.
Se ratifica una enorme jornada de lucha frente al Ministerio de Trabajo a pesar de los intentos de levantarla con amedrentamiento policial.