04/11/2015 | 1388

Siderca: el plan de Rocca enfrenta resistencias de los trabajadores

Por Homer Z.


Al empresario de tubos de acero sin costura Paolo Rocca, lo tiene sin cuidado el balotaje entre dos ajustadores contra el trabajador; él sigue con su restructuración en marcha. Cualquiera de los dos, más temprano o más tarde, validará las pretensiones devaluatorias y ajustadoras del grupo Techint. Se pretende profundizar sobre los metalúrgicos de Siderca el cuadro de suspensiones, con brutales ataques al salario y reducción de puestos, con la anuencia del gremio, que firma todo lo que Tenaris pone sobre la mesa, con la excusa de defender los puestos de trabajo.


 


Con algo más de orientación y en la misma dirección que las asambleas de los Autoconvocados, primera expresión de resistencia contra la vergonzosa acta de suspensiones firmada en abril, se dan asambleas resolutivas en diferentes secciones que votan en contra de cualquier ajuste, reducción de puestos, y la negativa a cualquier acuerdo mientras no se pague el segundo tramo del aumento que Siderca nos debe y se terminen las suspensiones. También se aprobaron movilizaciones para exteriorizar el conflicto. Hay atisbos de organización.


 


Parte de la directiva y la comisión interna, operan para revertir estas resoluciones de base, a pesar que en el Congreso del 15 de octubre, el secretario general de la UOM Campana, Abel Furlán, diputado electo por el FpV, sospechado con toda la cúpula de la UOM nacional de defraudacion a sus afiliados, «ordenó» a los delegados presentes no firmar ningún acuerdo hasta que se terminen de pagar las cuotas faltantes del aumento del 27,8%. Extrañamente en un programa radial de alcance nacional del viernes 30, se dedicó a hablar del parlasur y se refirió fugazmente a los contratos basura, los que se vió obligado a denunciar despues que el PO local y la agrupación El Mandril lo hicieran públicamente en diciembre pasado.


 


El doble mensaje busca confundir, dividir y desanimar a los compañeros. Los arreglos traen implícitos reducciones de puestos, por ende… despidos. Los que la burocracia dice querer evitar.


Las pretensiones de la empresa se sustentan en esta division que es generada desde el mismo gremio, al desbaratar toda iniciativa de resistencia, o al enfrentar de manera individual cada atropello de Siderca, lo que conducía casi por defecto, todo intento al fracaso. Debemos enfrentar estos ataques en conjunto; rompiendo las limitaciones y temores que nos han impuesto durante años, organizando a los compañeros y apoyando cada iniciativa de lucha. Por asambleas de base resolutivas y mandato a los delegados a cumplirlas; por una renovación profunda y consciente del cuerpo de delegados para apuntar a una nueva dirección.