26/06/1997 | 545

Siderca y Atlántida unidas contra los desafueros

Siderca ha dado un paso importante en la lucha contra el desafuero de su secretario general, Germán Pitter, y por un conjunto de reivindicaciones internas que incluyen aumentos de salarios, el rechazo al desplazamiento de los operarios más antiguos, y a los llamados ‘paquetes de flexibilidad’ que la patronal ha preparado para cada área.


A estos ataques se sumó, en los últimos días, la suspensión por tres meses del compañero Farías, de la Comisión Interna, por parte de la UOM de Campana, por‘agravios’ a los dirigentes de la seccional, que actúan como patrones de estancia. Desde la seccional, el burócrata Recúpero bombardea a la interna de Siderca, buscando formar una interna paralela que habilite sin chistar los planes de flexibilidad de Techint.


El jueves 19 de junio se realizó una Asamblea General de los tres turnos, que partió en marcha desde la puerta de la planta hasta la rotonda de la Ruta 12, cercana al complejo industrial. Allí, más de 600 compañeros deliberaron por más de una hora, en la que fue parada la planta en el turno tarde.


Sin agrupar todavía a la mayoría de la fábrica, la asamblea fue, al decir de los organizadores, «la más numerosa de los últimos tiempos». Se votó la lucha contra la persecución patronal-burocrática a los dos dirigentes y la continuidad de un quite de colaboración, que incluye la no realización de extras y de cursos (para polivalencias) fuera de turno. Se votó también no aportarle a la UOM la cuota durante los tres meses que dura la sanción a Farías; se trata de una moción política de difícil concreción, pero que revela el clima de bronca contra la burocracia metalúrgica.


Antes de finalizar la deliberación, fue invitada a hablar la Comisión Interna de Atlántida, que concurrió con una delegación de una docena de compañeros. Quien escribe estas líneas tuvo la oportunidad de agradecer la solidaridad de los obreros de Siderca con nuestra lucha en medio de los aplausos generalizados, de marcar el carácter común de la ofensiva patronal, de rescatar el despliegue de todos nuestros métodos de lucha y de denunciar el pacto CGT-gobierno como responsable del aislamiento en el que peleamos. Para romper ese aislamiento planteamos la Interfabril de la zona.


Pero lo más importante fue que nos tocó anunciar la realización de un acto-plenario de trabajadores convocado por las dos comisiones internas, Siderca y Atlántida (a la que luego se sumaron delegados despedidos de Celulosa), que se hará en Zárate el 4 de julio, a las 14 horas, en el Centro de Comercio. Con este plenario comienza una serie de actos en el marco de una campaña nacional contra la persecución a los delegados.


Tras el cierre de la asamblea, marchamos encabezados por el cartel «NO al despido de Germán Pitter» hasta la intendencia de Campana, para desconcentrar frente a la carpa de los obreros despedidos del puerto, en la plaza de Campana. Digno cierre de una jornada de lucha y movilización.

También te puede interesar: