01/02/1994 | 411

Subtes: Contra la flexibilización

“A los 1.300 que quedaron trabajando en METROVIAS les hicieron firmar un nuevo contrato por el cual deben trabajar 12 horas más semanales, o sea 48 horas más por mes. Antes,  por insalubridad, trabajábamos 6 horas. Ocho es un régimen inhumano, porque un conductor tiene que hacer 11 vueltas cuando antes hacía 6 y tiene un descanso de 15 minutos, cuando antes era de 40. Esto va no sólo en perjuicio del conductor sino también del pasajero (mayor seguridad).


“También es importante señalar que en un 70% se rebajaron los sueldos. Para hacer una comparación: un carpintero con 4 horas extras diarias cobraba 1.500 pesos en mano. Ahora, no tiene extras pero trabaja la misma cantidad de horas y cobra 750 pesos. Por otro lado, mientras está despidiendo personal, pone avisos en los diarios pidiendo gente”.


P.O.: ¿En qué condiciones los contrata?


J.V.: Trabajan 9 horas diarias, 56 por semana y con un sueldo muy inferior al de los efectivos, o sea que METROVIAS aplica la “flexibilización” en toda la línea. Efectivamente, de hecho está aplicando la flexibilización laboral.


P.O.: Durante todo el proceso, ¿cuál fue la conducta de la dirección del gremio para preparar a los trabajadores frente a un ataque tan brutal?


J.V.: Bueno, nosotros sabemos cuál es el rol de la burocracia, creo que son cómplices. Previo a todo esto estuvimos más de diez meses  sin que hubiera un plenario. Cuando METROVIAS llamó a la gente a firmar, argumentando que si no lo hacía quedaba en la calle, el gremio dijo: “¡no firme compañero!”. Pero no se ha preparado a la gente para eso. Decía: “si firmás y te quedás yo no te defiendo, y si no firmás…”. Pero no organizó nada de nada.


P.O.:¿ Y después de la toma de posesión por METROVIAS?


J.V: El lunes 3, cuando concurrimos a trabajar, los que no estábamos en el plantel no pudimos entrar. Nosotros, como delegados, fuimos al gremio. El subsecretario de la UTA se encontraba enfermo y los que están ahí no hicieron nada. Estuvimos cuatro días sin respuesta. Recién el 5º día, salió un plenario para decidir qué hacer. Hasta ese momento no habían hecho nada, simplemente putear porque la gente había firmado, echándole la culpa a la gente.


En el plenario se resolvió poner una olla popular frente a la  sede de METROVIAS. Es necesario convocar a los licenciados y el gremio tiene cómo hacerlo. Hay que citarlos mediante telegramas a una gran asamblea general del gremio en Plaza Once o aquí, frente a la administración. Si es necesario hay que ir casa por casa citando a los compañeros para que concurran a la olla.

También te puede interesar:

El salario de los choferes desciende otro escalón.
Contra las sanciones arbitrarias del grupo Autobuses – Dota.
Participaron familiares y trabajadores de la “Almafuerte” con su cuerpo de delegados.
El derrumbe salarial es manifiesto y los trabajadores vuelven a salir a la calle.
Gran victoria de la Lista 2 contra la lista oficial, ligada a la burocracia de UTA.