30/05/1996 | 496

La situación de los trabajadores de la zona es pavorosa, pues cuenta con uno de los índices más altos de desocupación de la provincia y, por lo tanto, del país. Esto es aprovechado por las citrícolas para imponer un régimen de superexplotación insoportable de jornadas de 12 horas por sólo 5 pesos diarios en la recolección (esta jornada, en el caso de los trabajadores bolivianos, llega a 16-18 horas, con pagas de 30 pesos semanales y la comida). Las grandes empresas, como Trapán, se desentienden de toda relación laboral, por medio de un sistema de tercerización (las cooperativas), manejado por finqueros medianos y pequeños.


Ahora, el panorama se puede agravar con la amenaza del cierre definitivo de los talleres ferroviarios, que ocupan a 350 trabajadores. Precisamente, esta cuestión fue motivo de reuniones intersindicales promovidas por el sindicato municipal. Una asamblea abierta, que reunió a 100 trabajadores antes de la pueblada del 17 de mayo, sirvió de marco preparatorio de una importante columna de trabajadores municipales, de las comunas del interior del departamento, de docentes, citrícolas y ferroviarios.


A partir de todo esto se ha decidido continuar con la lucha. Para el lunes se ha convocado a un plenario, con el objetivo de conformar una Coordinadora de Trabajadores de Base que tome en sus manos convocar para el jueves a una asamblea popular, e iniciar al día siguiente, mediante una marcha y la instalación de una olla popular, un plan de lucha en defensa de los talleres ferroviarios, reclamando su provincialización bajo control de los trabajadores y, junto con esta reivindicación acuciante, sumar los otros reclamos de la zona: pago al día de los salarios, seguro al desocupado, municipalización de los servicios del agua y no pago de las actuales tarifas de la empresa privatizada, defensa de la educación y salud públicas. Y para que la lucha no quede aislada, se va a reclamar a las centrales sindicales (CGT, CGT ‘auténtica’, Asamblea de Trabajadores) que voten en forma inmediata un plan de lucha provincial.

También te puede interesar:

Funcionan a pleno la construcción y la industria en pleno desastre sanitario.
Defendamos el ingreso de los trabajadores.
El gobierno pretende un techo para los acuerdos salariales del 29%.
Financiaría el sistema público con los fondos de la seguridad social.
Una medida que no detuvo la pérdida de puestos de trabajo el año pasado y que ahora cubrirá aún menos.