22/04/2021

Telefónicos: se debe suspender la atención en las comerciales y el ingreso a los domicilios

El comunicado de la MUS no cambia nada…
Por Pablo Eibuszyc Agrupación Clasista Naranja Telefónica

Las empresas de las telecomunicaciones (Telecom/Cablevisión, Movistar y Claro) quieren mantener el ingreso a los domicilios y la atención comercial presencial cuando los contagios por Covid-19 duplican los que se registraban en el pico del año pasado y las proyecciones para los próximos días y semanas son aún peores.

Para justificar esta decisión, dicen que los contagios no se producen en los lugares de trabajo. Mentira. Se producen ahí al igual que en los colegios y en el transporte público. Por eso los docentes fueron al paro la semana pasada, logrando la suspensión de las clases presenciales, para limitar la circulación y los contagios.

El comunicado de la MUS -Mesa de Unidad Sindical que agrupa a los sindicatos y federaciones de la actividad de las telecomunicaciones- que salió el 19 de abril, donde se esperaba la suspensión del ingreso y la atención presencial, terminó justificando mantener todo igual porque “evitamos contagios en el ámbito laboral” y acompañamos “las resoluciones del Poder Ejecutivo Nacional, como corresponde a un Estado de derecho”.

Pero, contradictoriamente con esto, menciona que “los contagios se han disparado en forma exponencial y el sistema de salud y contención empieza a dar signos de agotamiento y desborde”. Así y todo, el comunicado termina planteando que realizarán “las gestiones para que el ámbito laboral siga siendo seguro”, algo incomprobable con el nivel de contagios actual, la ausencia de vacunas y saturación del transporte público y el sistema sanitario.

El revisador en medio de la pandemia

Al inicio de la pandemia, en marzo del 2020, los revisadores del servicio técnico impusieron el no ingreso al domicilio, cuando la conducción de Foetra (sindicato telefónico) había firmado un acuerdo con las empresas, el mismo día que comenzó a regir la cuarentena. La realidad y el rechazo de las bases terminó imponiendo el no ingreso. Que se mantuvo durante todo el Aspo (aislamiento obligatorio) hasta el Dispo (distanciamiento obligatorio), cuando se firmaron actas-acuerdos con las empresas, que fijaron que esta forma de trabajo regirá “en tanto no se produzca un retroceso a una nueva etapa de aislamiento o un cambio de la situación epidemiológica con un aumento de casos positivos” (Comunicado Foetra Nro 2168 – 27/11/20). La situación epidemiológica desde fines de marzo aumentó abruptamente, lo cual exige nuevamente una suspensión del ingreso al domicilio.

Las oficinas comerciales, otro foco de contagio

En la mayoría de las oficinas de Movistar, Personal y Claro pareciera que la pandemia ya no existiera. Las empresas, donde pueden, incumplen el distanciamiento social en los ámbitos de trabajo, que no cuentan con una ventilación adecuada, llegando a ser en muchos casos hasta 20 o 30 personas, sumado a la cantidad de clientes que esperan ser atendidos. Todas las semanas tenemos casos de compañeras y compañeros contagiados.

En los últimos días, por ejemplo, se presentaron brotes en los centros de atención de Claro de Caballito y de San Martín, entre otros, sin siquiera cerrar la sucursal para su debida higiene y aislamiento de los contactos estrechos.

Nuestras vidas importan

En nombre de qué realizamos una actividad esencial se esconden los intereses empresariales que buscan incrementar la productividad y las ganancias, incluyendo el avance de la flexibilidad laboral. Por todo lo mencionado exigimos la suspensión de la atención comercial presencial y el ingreso a los domicilios hasta que el semáforo epidemiológico deje de estar en rojo. La conducción de Foetra y de la MUS viene de amagar con frenar la presencialidad y el ingreso para terminar con un comunicado que se adapta a las Empresas dejando todo como esta.

Exigimos que se convoque a las asambleas y reuniones de especialidad virtuales para discutir la situación actual y las medidas para defender la salud de los trabajadores y los usuarios. Incluyendo los protocolos y las condiciones de trabajo de todas las especialidades, tanto presenciales como a distancia. Urge convocar un plenario de delegados con mandato. Sumando también el reclamo por la liberación de las patentes y la declaración de utilidad pública del laboratorio de Garín, donde se produce la vacuna de AstraZeneca, para avanzar con un plan de vacunación masivo de toda la población y los trabajadores de las telecomunicaciones. Impulsemos la lucha por estas reivindicaciones.