21/08/2014 | 1328

«Terminó una medida de lucha, no la lucha»

EXCLUSIVO DE INTERNET

Entrevistamos a Iris Luz Mecchia Ortiz (Psicología) y Matías Torrente (Odontología), voceros de la toma del Rectorado.




-¿Por qué la toma del Rectorado?

-La toma del Rectorado se hace en acompañamiento a la lucha de los docentes y para buscar de alguna manera que el conflicto llegue a los medios y que las autoridades den una respuesta a todas las reivindicaciones docentes. La toma, en un principio, fue por parte de los estudiantes de Medicina, quienes en asamblea decidieron tomar el Rectorado. Luego se encontraron con los estudiantes de Agronomía que marchaban al Rectorado y entonces se convocó a estudiantes de otras facultades, ya que había personal de seguridad y estaba siendo complicada la toma. Concurrimos vamos compañeros de distintas facultades e hicimos un cordón de seguridad para poder cerrar la puerta, si no habría sido una toma simbólica. Pusimos cadenas y candado a las puertas y a partir de ahí comienza la toma del Rectorado.

-¿Qué balance hacen del proceso de lucha?

Iris: El balance es positivo, se ha implementado la unidad docente-estudiantil. Y también la unidad entre estudiantes de distintas facultades que no teníamos contacto, ya que era complicado establecer lazos y a raíz de la toma del Rectorado se pudo coordinar mucho mejor. Y eso va a servir para continuar la unidad por las reivindicaciones estudiantiles que nos hacen falta y también empezar a movilizarnos. Además, considero que fue de alguna manera torcer el brazo a las autoridades, quienes tuvieron que abrir el canal de diálogo. Después del viernes quedó en evidencia todo el sistema de represión que maneja la UNT.

Matías: Hay varios puntos de vista de lo que conquistaron los docentes: es parcialmente positivo, porque no consiguieron todo lo que reclamaban. De «ganancias» todavía falta muchísimo para los docentes. Desde el punto de vista personal, el balance es positivo, esto me ayudó a ver un poco más una realidad en la que hay varios factores que condicionan la educación, entre ellos los métodos que tiene el Estado para callar o reprimir. Yo venía de otra experiencia política, donde con mis compañeros no estábamos acostumbrados a cuestionarnos la realidad. Yo, en lo personal, siempre me cuestionaba la realidad, pero las respuestas no las encontraba. Vengo de una facultad muy apolítica, pero estoy seguro de que también debo tener compañeros que piensan lo mismo, y se cuestionan la realidad, pero están callados. En la toma encontré muchas personas con cabezas pensantes y compromiso social muy grande, y eso me ayudó mucho.

-¿Cómo creen que hay que continuar ahora?

Iris: Para mí lo que terminó fue una medida de lucha, pero no la lucha. Como digo, los docentes no consiguieron todo lo que pedían… Nosotros también tenemos nuestras propias reivindicaciones estudiantiles por las cuales seguir luchando. Yo creo y espero que el movimiento siga activo de manera unitaria, generar mucho más cosas, y cambiar la UNT, ya que ha quedado en evidencia el vaciamiento que está sufriendo y el exceso de poder que tienen las autoridades.

Matías: Yo, en lo personal, creo que hay que empezar a difundir, comenzar a hacer pensar a mis compañeros en el proceso que yo pasé para que se den cuenta cómo viene la mano. A mis compañeros los veo muy dormidos, como los caballos que le colocan un tapaojos. Personalmente, quiero seguir debatiendo con mis compañeros, que se den cuenta la realidad que estamos viviendo y cuál es la realidad que quieren que pensemos.

Anahi