21/08/2003 | 814

Tiembla la pandilla de Pedraza

La Celeste del Roca crece

Las elecciones del cuerpo de delegados comienzan a concitar un debate que recorre toda la línea Roca. Se eligen 24 representantes entre los 1.500 ferroviarios empadronados, aproximadamente.


Las amenazas de los delegados verdes (burocracia) a la candidata boletera de la Lista 2 Celeste (clasista) operaron como un búmeran contra la burocracia, que reaccionó negando los hechos, para luego admitirlos parcialmente en forma vergonzante. La indignación de los compañeros le está valiendo a la Verde una tendencia creciente al voto celeste en boletería. Un grupo de compañeros del sector le pidió a un candidato verde que renuncie a la lista oficialista.


La edición del programa de la Celeste fue otro duro golpe para la camarilla de «delegados» verde, que no puede proponer nada luego de 8 años de servilismo a la patronal de Taselli y Montoto. El programa celeste presenta a la lista como «independiente de los intereses de los concesionarios y el Estado»; y reivindica el método de la asamblea general «para la elección de paritarios y toda otra decisión de trascendencia».


Crecen las reuniones fuera de la línea con «socios» de diferentes especialidades interesados en conocer la propuesta celeste. Compañeros de Vías y Obras, Señalamiento y Cambistas, se suman a repartir los folletos. Entre los auxiliares y guardatrenes, oímos elogios al programa. Entre los guardabarreras, crece el voto anti-verde como repudio al «delegado» Zárate, quien jamás recorrió la línea para organizar a su especialidad.


En Limpieza comienza un debate con los compañeros, casi la totalidad de los cuales fueron transferidos a la empresa hace un año; a pesar de que la burocracia quiso capitalizar esto como una conquista propia, la Lista Celeste denuncia que fueron incorporados a una nueva categoría creada por debajo de la última del convenio anterior y con un básico miserable de 208 pesos. La falta de elementos de trabajo y de protección, junto con el instinto obrero para oler a los delegados burocráticos, suma para que la Celeste también esté creciendo en el apoyo de la especialidad.


Depósito de Llavallol sigue siendo el sector más verde (60 compañeros), gracias a una reciente recategorización del personal, con discriminaciones, 8 años de demora e inconfundible tufillo electoral; pero en los ta lleres de Escalada (300) la ola celeste, que crece en torno del candidato a delegado y un grupo de jóvenes activistas, alarmó a la burocracia. Debido a que el «delegado» verde del taller, Tovagliaro, está re quemado, tuvo que bajar el secretario general de la Seccional Gran Buenos Aires Sur, Brancatti, a prometer allí también recategorizaciones a diestra y siniestra para quienes se afiliaran al sindicato.


Nunca hubo recategorizaciones en Escalada desde la concesión de la línea a Metropolitano. Sin embargo, los compañeros ya extraen las primeras conclusiones: son conquistas que le debemos a la Celeste por el temor de la burocracia y la empresa ante la posibilidad de una derrota verde.


Las recategorizaciones son el anteúltimo intento de la patronal y la burocracia de impedir que se siga expandiendo como mancha de aceite la tendencia al voto celeste. El último puede ser el fraude electoral. Por eso: a reforzar el final de campaña.


• Decenas de fiscales y voluntarios para garantizar la transparencia de la jornada del 2 de setiembre.


• Decenas de pintadas celestes en los paredones de todo el Roca.


• Por un cuerpo de delegados independiente y democrático. Fuera Pedraza y toda la burocracia de la Unión Ferroviaria.

También te puede interesar:

Especial aniversario Mariano Ferreyra.
Especial aniversario Mariano Ferreyra.
Especial aniversario Mariano Ferreyra.
Especial aniversario Mariano Ferreyra. Segunda parte.
Especial aniversario Mariano Ferreyra.
Especial aniversario Mariano Ferreyra. Las manipulaciones del gobierno para correr el eje de las responsabilidades.