25/11/2020 | 1610
TRABAJADORES DE PRENSA

Todos y todas con el Sipreba al paro de prensa escrita del jueves 3/12

#ParoSipreba. Ahora es cuando. Vayamos por un plan de lucha hasta ganar.

El cuerpo de delegados y delegadas de prensa escrita del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) resolvió un paro general de 24 horas que se llevará a cabo el jueves 3 de diciembre (la fecha se reprogramó ante la muerte de Diego Maradona). La medida, en la práctica, ya estaba en marcha en cada una de las redacciones que venían desarrollando medidas de fuerza propias contra los salarios de hambre que atraviesan al gremio.

A los persistentes paros de 24 y 48 horas, sumados a los quites de colaboración que venían desarrollando los trabajadores de El Cronista Comercial y la Editorial Perfil, se le sumaron en las últimas semanas los y las compañeras de Página/12 y Clarín. La audaz decisión de la asamblea de Clarín, que luego de ceses de tareas de seis horas optó por declarar un paro de 24 horas, produjo el desenlace inevitable que ya venía madurando en los últimos dos meses: el paro general de todos los medios de prensa escrita de la Ciudad de Buenos Aires. Es que, según un relevamiento realizado por la comisión interna del principal medio del país, casi la mitad de los trabajadores cobra salarios que los ubican debajo de la línea de pobreza.

La firma del acuerdo paritario con las cámaras por parte de la Utpba resultó una provocación y una invitación a salir a la lucha para los trabajadores de prensa. El acta, que resuelve de un plumazo 21 meses de actualizaciones, implica una consolidación de la pérdida del poder adquisitivo del salario. Con retrasos de casi un año no implica retroactivo alguno y ratifica una caída del salario real de casi un 20% entre mayo de 2019 y septiembre de 2020.

Como algunas redacciones habían logrado, a través de medidas de fuerza propias, ciertos aumentos a cuenta de esa demorada paritaria, en la práctica, no habrá modificación de los haberes para la mayoría de los trabajadores de los principales medios hasta diciembre. En rigor, por la ruinosa paritaria, los trabajadores, sumidos en la pobreza, adeudan dinero a las patronales que, conscientes de que el horno no está para bollos, obviamente no osarán reclamar esa cifra.

Al tratarse en general de sumas fijas, las categorías superiores recibirán incrementos por debajo de los del cargo testigo de redactor. Los y las mal llamados ‘colaboradores’, a su vez, obtendrán aumentos muy por detrás de sus compañeros y compañeras y, claro, de la suba de precios.

Hacia adelante, y a pesar de la demora en la firma, la situación no mejorará sino que, por el contrario, el retroceso será aún mayor. Al final del acuerdo, los salarios brutos apenas superarán los 49 mil pesos. Si se tomara el tramo que va desde diciembre de 2016 a julio de 2021, cuando ingresará la última cuota y se cumplieran los siempre conservadores pronósticos de inflación que publica el BCRA, el retroceso acumulado del salario real llegará hasta el 42%.

La irrupción del paro general días después de la firma de las paritarias pone de manifiesto la ilegitimidad de la Utpba a la hora de representar a los trabajadores. Del otro lado servirá para mostrar nuevamente a las patronales la esterilidad de esa representación que, por otro lado, insiste en sostener el gobierno y el Ministerio de Trabajo.
Es el mismo gobierno que sostiene con pauta oficial y ATP a empresas que incumplen con sus obligaciones salariales y que ni siquiera las sanciona. Los casos más resonantes son los de Publiexpress, que despidió en plena vigencia del decreto antidespidos y en violación de una conciliación obligatoria y fue premiada con licitaciones millonarias para la impresión de cuadernillos educativos oficial. O la Editorial Perfil que, en un cuadro de expansión empresaria, sigue sin pagar el aguinaldo de junio completo y recibió ATP, pauta oficial y hasta la visita en carácter de entrevistado por Jorge Fontevecchia del mismísimo ministro Claudio Moroni.

Lo mismo ocurre con el Grupo Octubre, del ultraoficialista dirigente sindical Víctor Santa María, quien mientras compra nuevos medios, mantiene salarios de hambre y elude los convenios en Página/12, y se niega a abonar lo acordado en paritarias hasta que se sustancia la homologación del acuerdo miserable, expande sus inversiones y recibe una porción ostentosa de la pauta oficial.

Los grandes medios siguen beneficiándose con el manejo discrecional de la pauta oficial, así como lo hicieron con los ATP de hasta 33 mil pesos por trabajador, mientras los medios recuperados por sus trabajadores apenas recibieron una extensión del Programa de Trabajo Autogestionado (PTA) por dos meses, ajustada de 16 mil a 9 mil pesos.

Se trata de señales tajantes que muestran de qué lado se ubica el gobierno en la disputa entre trabajadores y patronales. Es lo mismo que ocurre en general con el Presupuesto de ajuste elaborado con el FMI, la represión brutal en Guernica, el fin del IFE o el proyecto de movilidad que, en un contexto recesivo y de caída del salario, ajustará nuevamente las jubilaciones.

Pero los trabajadores de prensa ya demostramos que no estamos dispuestos a ser el pato de la boda del ajuste. Lo mismo ocurre con los trabajadores de la salud, que paran y salen a la calle, con los metalúrgicos de Gri Calviño, los docentes de primaria, media y nivel superior, los telefónicos, aeronáuticos y ferroviarios, entre otros, que no están dispuestos a que, otra vez, la crisis la paguemos los que trabajamos.

El paro de prensa escrita de la Ciudad de Buenos Aires puede y debe ser un punto de inflexión en todo el gremio. La medida se dará en el marco de una jornada nacional de lucha de la Fatpren, que atraviesa la discusión de un convenio paritario propio con dilaciones de la cámara Adira. Los medios del interior también sufren una brutal asfixia salarial y el incumplimiento de los convenios. Los trabajadores de prensa de radios y TV tienen la oportunidad de hacer uso de la jornada para exteriorizar su solidaridad y visibilizar sus propios reclamos.

Un paro contundente servirá para poner blanco sobre negro acerca de quién tiene la legitimidad, el derecho y la capacidad para discutir los salarios en el gremio. Debe ser el punto de partida de un plan de lucha capaz de quebrar la paritaria de hambre de la Utpba y abrir un nuevo comienzo en el gremio de prensa.

 

#SoloPorDiego

Por la despedida de Maradona, se reprograma el #ParoSiPreBA en prensa escrita para el jueves 3/12. Diego Maradona siempre estuvo junto a les trabajadores, como en las luchas recientes por los despidos en Télam y Clarín. En respeto a su memoria, ante la situación excepcional mundial de su partida y lo que implica para nuestra tarea como comunicadores, desde la Comisión Directiva y el Plenario de Delegades de Prensa Escrita, resolvemos suspender las medidas de fuerza porque #ElSueldoNoAlcanza y reprogramar la jornada de #ParoSiPreBA para el próximo jueves 3/12. 

Desde el SiPreBA abrazamos a su familia y decimos «¡Gracias y hasta siempre Diego!»

Sindicato de Prensa de Buenos Aires – @sipreba
Miércoles 25 de noviembre de 2020

También te puede interesar:

"Hay que empezar por los derechos laborales de las trabajadoras", Romina Del Plá acompañó el dictamen en disidencia.
Necesitamos una asamblea general para rechazarlo y un plan de lucha por el salario.
Fue este miércoles 19 y los trabajadores plantean la continuidad de la lucha.