17/09/1999 | 642

Trabajador de ATE, ¿Ud. va a votar a la Alianza?

La Cámara de Diputados bonaerense acaba de aprobar el proyecto de ley que reglamenta las convenciones colectivas de trabajo para los empleados estatales de la provincia.


El proyecto fue elaborado por Fito Aguirre, directivo de ATE y diputado provincial de la Alianza, y está enmarcado en la ley nacional que habilitó paritarias para los estatales «condicionadas a la existencia de recursos presupuestarios», es decir truchas.


El proyecto, además, no deroga las leyes negreras sobre condiciones laborales para los trabajadores de los hospitales y de la administración pública, lo que convierte a la paritaria en más trucha todavía.


Sobre esta base, el proyecto de ley bonaerense ‘innova’ en lo que hace a impedir huelgas y la libre decisión de los trabajadores sobre lo que se acuerde por arriba. Por caso, se plantea que las partes deberán abordar «mecanismos de autoregulación del conflicto» entre los que se incluye «la suspensión temporaria de las medidas», «la abstención o limitación de las medidas de acción directa», «servicios mínimos cuya prestación debe ser garantizada durante la realización de (estas medidas)» y la transferencia de los desacuerdos a un Tribunal laboral «integrado por especialistas en derecho laboral o administrativo», que sería el encargado de resolver, en última instancia, los conflictos irresueltos.


El proyecto establece el voto secreto para elegir la representación paritaria y el mismo mecanismo a través de un «plebiscito» para la aprobación o rechazo de los convenios resultantes. Proscribe por lo tanto la asamblea general para deliberar y resolver sobre el convenio.


El engendro es aún mas pérfido. «El proyecto no incluyó a los empleados municipales en ese sistema de negociación y dejó librado a cada comuna convocar eventualmente a convenciones colectivas» (El Día, 12/8). Esto destroza el planteo de un convenio único para todos los estatales y aún para los municipales, dejando abierta la perspectiva de que cada sector arregle como pueda frente a su propia intendencia. Mas pérfido todavía porque «quedan excluídos de esta normativa (los convenios que) no optaren por el régimen de esta ley», lo que supone la modificación de convenios colectivos ya existentes y por encima de las condiciones de otros trabajadores estatales (caso del Astillero Río Santiago).


«La iniciativa fue votada por la bancada de la Alianza, que cuenta con mayoría en la Cámara» (ídem).


Los trabajadores estatales tienen un adelanto de lo que será el gobierno de la ‘señora’.

También te puede interesar:

Solo los y las trabajadores podemos dar salida a la crisis.
De cara a las elecciones legislativas provinciales del 6 de junio. 
No solo es insuficiente, sino que es miserable.
El espacio autoconvocado de Juntas Internas nacionales de ATE gana otra vez la calle.