24/03/2020

Trabajadoras de limpieza de los hospitales de Córdoba exigen elementos de protección personal

La empresa Mediterránea Clean SRL es una consultora que se dedica al servicio de limpieza y aseo de establecimientos públicos y privados. Entre sus clientes se encuentra el gobierno de la provincia de Córdoba, que terceriza las tareas de limpieza en los principales hospitales de la provincia, escuelas y otros establecimientos públicos como Tribunales, Rentas y la Terminal de Ómnibus. La empresa nuclea a más de mil empleados que trabajan cuatro días por un franco semanal, de lunes a lunes, cumpliendo jornadas laborales de 8 horas, repartidas en tres turnos diarios, y el salario promedio es de $15.908 mensual.


A raíz de la pandemia del coronavirus, las y los trabajadores denunciaron que se extremaron las exigencias en las tareas de limpieza, especialmente en los hospitales. No es para menos, prestan tareas en los hospitales públicos más concurridos de la provincia, el Hospital Nacional de Clínicas y en los hospitales provinciales Misericordia, Transito Cáceres de Allende, Infantil, de Niños, y Neonatal.


Los puntos centrales de su reclamo apuntan a la nula provisión de insumos de protección para resguardar su seguridad. En efecto, denunciaron que no cuentan con guantes, barbijos, batas, mamelucos, botas, gafas, máscaras para el rostro, ni alcohol, para la higiene y desinfección personal antes, durante, y después de la fajina. El uniforme de trabajo les es provisto por única vez anualmente, y deben devolverlo al finalizar el año de trabajo para recibir uno nuevo. Estas condiciones de trabajo no han sido revisadas ni siquiera bajo la pandemia. La consultora Mediterránea, como otras empresas similares que son prestadoras de servicios de limpieza, hacen caso omiso a las demandas de los trabajadores. Pero debe destacarse que también se desentienden de esta grave situación las direcciones hospitalarias, el Ministerio de Salud, y el gobierno provincial.  



La entidad gremial que debería representarlos y defenderlos es S.O.E.L.S.A.C (Sindicato de Obreros y Empleados de Empresas de Limpieza Servicios y Afines de Córdoba). Todos los trabajadores y trabajadoras apenas ingresan a la empresa son afiliados compulsivamente al sindicato y a la obra social. Sin embargo, la realidad es que se trata de una pantalla o ficción de representación gremial porque aunque le realizan los descuentos a los salarios de los afiliados, nunca eligieron delegados, ni encontraron allí una fuente de organización contra los atropellos patronales. 


De esta manera, estas trabajadoras (en el 69 % mujeres), en muchos casos provenientes de los sectores más humildes y vulnerables de la población, con nulos recursos de protección personal son las encargadas de mantener la limpieza de las guardias, consultorios, salas de internación, de espera y demás sectores de los hospitales. El régimen de conjunto expone su salud e integridad como si fuesen descartables o inmunes a la pandemia, y como si no representaran ellas mismas una probable correa de trasmisión del virus a sus propias familias y a la población en general. Todo a cambio de salarios de miseria que no superan la línea de la indigencia y bajo la condición laboral precaria de “contratación eventual por tiempo determinado”. ¿Qué tendrá de eventual la limpieza y desinfección de un hospital?


Los efectos de la pandemia han expuesto de cuerpo entero el carácter político de la tercerización laboral. Una vez más queda en evidencia el fraude a través del cual el propio Estado y el gobierno provincial se deslindan de toda responsabilidad frente a sus dependientes, con reglamentaciones hechas a la medida de la precarización del sistema de salud en su conjunto. De ninguna manera podemos enfrentar la pandemia sin cuestionar estas estructuras de vaciamiento y precarización que atraviesan a todo el personal que sostiene la salud pública.



Desde el Partido Obrero rápidamente nos colocamos a disposición de la organización de los trabajadores y trabajadoras de limpieza en los hospitales y llamamos a conformar comités en cada establecimiento para garantizar la higiene y seguridad. También, preparamos junto a las y los trabajadores una presentación ante el sindicato para que otorguen la cobertura gremial a los reclamos, la denuncia ante el Ministerio de Trabajo, y la intimación a las empleadoras (al gobierno provincial a través del Ministerio de Salud y la consultora Mediterraneo SRL) para que cesen en su actitud criminal y garanticen los insumos y las condiciones de seguridad e higiene. Asimismo, exigimos al gobierno provincial el pase a planta de las y los trabajadores. Por último, citaremos al Ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, para que entre otras cosas, informe en la Legislatura sobre las condiciones de trabajo del personal de limpieza y el resto del personal de salud.



               

También te puede interesar:

El discurso oficial sobre las políticas en salud pública y mental durante pandemia y cuarentena
Pese a la intimación del Ministerio de Trabajo, la patronal mantiene las nueve expulsiones, sin respuestas firmes de los gobiernos y el sindicato.
Los datos oficiales reflejan el impacto de la precarización laboral, el vaciamiento de testeos y el déficit de testeos.
De los 56 nuevos casos del viernes 10, 53 tuvieron origen en ese contexto.