31/10/2020
Burocracia sindical

Tras el desalojo en Guernica, la CTA bonaerense de Baradel salió a encubrir al gobierno

En un comunicado, responsabilizaron a las organizaciones que apoyaron la lucha por el derecho a la vivienda.

En un comunicado engañoso por su título y vergonzante por su contenido, la dirección de la CTA (T) provincia de Buenos Aires, liderada por Roberto Baradel, hizo gala de su complicidad con las políticas de ajuste y sus derivados represivos tras el desalojo a la familias de Guernica.

Luego de tres meses de lucha en los que nunca se pronunció por el derecho a la vivienda de las 1.500 familias, ahora la dirección de la CTA (T) emitió un escrito denunciando la represión salvaje pero solo para responsabilizar exclusivamente a la Justicia, sin dedicar una sola palabra al ministro Sergio Berni ni al gobernador Axel Kicillof. Para colmo, a este último se lo elogia por «su predisposición para resolver las problemáticas».

Como si esto no fuera suficiente, el comunicado termina luego culpando a las organizaciones que apoyaron a los vecinos en esta lucha, a las cuales cuestiona por una «necedad guiada por intereses partidarios». Tomaron como propios los dichos del funcionario Andrés Larroque, quien no hizo más que extorsionar y engañar a las familias necesitadas, las cuales una y otra vez demostraron su firmeza sosteniendo el reclamo de tierra para vivir.

Esta posición canallesca de Baradel es toda la orientación que siguieron durante el proceso de la toma, ya que cuando se acercaron al predio miembros de la regional Brown/Perón de la CTA (T) fue como parte de una comitiva encabezada por funcionarios para apretar a las familias, de forma individual, para que abandonen la ocupación. En aquella ocasión, en la que fueron echados por los vecinos, también acusaron a la izquierda con estos argumentos.

Esta acusación de «intransigentes» a las organizaciones sociales y políticas que acompañaron la lucha por el derecho a la vivienda contrasta con su respuesta ante el aumento del 40% a la podrida Policía Bonaerense, justamente para tareas como las que desenvolvieron en Guernica.

La línea política de la dirección de la CTA (T) provincial pone de manifiesto que su integración al Estado la deja inhabilitada para defender a los trabajadores contra ajuste y la represión. Organicémonos para recuperar nuestras organizaciones sindicales y ponerlas al servicio de las luchas populares.