14/10/1999 | 646

Triunfo de los choferes de José C. Paz

Parazo y corte de ruta de camiones

El martes 5, los trabajadores de la empresa Ashira, que tiene el negociado de la recolección de basura en el distrito, conmocionaron la comuna: cortaron la Ruta 197, ennegrecieron el cielo con el humo de gomas quemadas y arrojaron dos camiones de basura frente al‘honorable’ Concejo Deliberante. Todo ello había sido resuelto por los trabajadores, hartos del retraso de más de dos meses en el pago de los sueldos, en una asamblea masiva de varios centenares en horas de la madrugada de ese mismo día.


Los concejales, tanto del PJ como de la Alianza, por supuesto no asomaron la cabeza, aunque son los responsables junto al Ejecutivo municipal, de la quiebra estrepitosa de la comuna, fuente de negociados con contratistas —como Ashira— que hacen el trabajo que, en el pasado, realizaban los trabajadores municipales, hoy despedidos. Ashira dejó de pagar los sueldos porque dice que la municipalidad le debe más de 2 millones de dólares.


Los negociados con la pequeña patria contratista municipal y los desfalcos del intendente Glaría y su patota —que recientemente se agarró a tiros con otra fracción del PJ— han hecho de las finanzas de José C. Paz un «agujero negro».


Es decir que hay que profundizar la lucha:


  • por el cese de la tercerización de las tareas de la municipalidad y la anulación de las privatizaciones de los servicios de la comuna.
  • por la reincorporación de todos los trabajadores municipales despedidos.
  • por el reparto de las horas de trabajo disponibles en el distrito entre todos los trabajadores, empadronados por la comuna, sin alterar el salario.
  • por el control y manejo de los fondos públicos en manos de los trabajadores y la apertura de las cuentas del municipio.
  • por la realización de todas las obras necesarias para resolver las necesidades de los barrios obreros, ocupando a los trabajadores desocupados del distrito en las mismas condiciones de un trabajador municipal y con un salario que cubra la canasta familiar.

También te puede interesar:

La firma entró en concurso de acreedores y adeuda sueldos a 1.800 trabajadores.
Trabajadores autoconvocados denuncian la suspensión de cobertura médica por falta de pago de la patronal.
Una “tradición” que solo evidencia las relaciones entre el poder político y judicial.