13/09/2020

Tucumán: los cosecheros no podemos esperar más

El gobierno sigue sin considerar esenciales a las más de 40 mil familias que dependen de la cosecha del limón.

Presentado como una medida de «inclusión social», el reciente anuncio del gobernador tucumano Juan Manzur de una tarjeta de $2.400 a los 32 mil trabajadores afiliados a Uatre fue rechazada rotundamente por toda la base de la gremial rural, en medio de un escándalo por lo bajo del monto que se pretende entregar y porque deja afuera a los compañeros que trabajan en negro.

La tarjeta forma parte del pliego de reivindicaciones, pero el gobierno de Manzur pretende con esta miseria dar por cerrada la cuestión, dejando de lado la principal demanda de todos los trabajadores del citrus, que es un pago mensual interzafra de $17 mil desde septiembre hasta que sean convocados nuevamente a trabajar (6 meses) y que incluya a todos, sin restricciones.

Para intentar dar por terminado el conflicto, el burócrata sindical Ricardo «Remache» Ferreyra ha llevado a cabo distintos tipos de  maniobras, desde la movilización del aparato de Uatre hasta la reciente manifestación de «conformidad» por el anuncio de la tarjeta de alimentos. Con esto, por cuenta y orden del gobierno, busca seguir estirando una respuesta concreta ante nuestra principal demanda de los interzafra.

Pero el repudio hacia la burocracia sindical crece, como se demostró recientemente en un empaque en Los Nogales, donde «Remache» fue abucheado por los compañeros y compañeras presentes mientras se escapaba en camioneta.
Su rol de perro guardián de los intereses de la patronal quedó más que nunca al descubierto y plantea la necesidad de agruparnos de manera independiente, para disputar la conducción del sindicato y ponerlo al servicio de la  defensa de sus trabajadores.

La pandemia y un plan de lucha

Los casos de coronavirus avanzan notablemente en la provincia, poniendo en evidencia tanto el largo vaciamiento de la salud pública como la incapacidad del gobierno para tomar medidas contra la pandemia. Esta situación debe alertarnos sobre la necesidad de pelear por mantener la cobertura de nuestra obra social y mejorar sus prestaciones. La cuestión de nuestra salud, como así también la necesidad de los protocolos obreros sanitarios en todos los lugares de trabajo, debe estar a la orden del día.

Preparemos más acciones de lucha con bloqueos de todos los puntos de la provincia y movilizaciones a Casa de Gobierno. Es el único camino que tenemos para demostrarle a Manzur y Fernández que los cosecheros no podemos esperar ni un día más, porque nuestras familias pasan hambre.

Organicemos asambleas en cada lugar de trabajo, en los pueblos del interior y donde sea necesario, para dejar en claro a todos que hasta no conseguir el interzafra de 17 mil no vamos a bajar los brazos.

También te puede interesar:

La cantidad de personal de salud disminuye a medida que aumentan los casos positivos.
Vamos por salarios y condiciones de trabajo dignas a los obreros rurales
Nuevas denuncias en Río Negro. Estado, plusvalía y explotación.